•   WASHINGTON  |
  •  |
  •  |
  • AP

La lucha por obtener la presidencia de Estados Unidos ingresó el lunes en sus horas finales y las últimas encuestas muestran que el demócrata Barack Obama mantiene una ventaja sólida en su intento por convertirse en el primer presidente negro en la historia de este país.

Entretanto, el republicano John McCain luchaba por todos los medios para tratar de arrancar una victoria de las mandíbulas de la derrota.

En su último día de su campaña de 21 meses por conquistar la Casa Blanca, Obama dijo a una multitud en Jacksonville, Florida, que sólo podrá ganar la campaña presidencial más prolongada y costosa de la historia norteamericana con el apoyo del pueblo.

"Es así como cambiaremos este país: con la ayuda de ustedes", dijo Obama a sus simpatizantes.

"Y es por eso que no podemos aflojar un minuto, sentarnos, ni descansar... No podemos hacerlo ahora, no cuando tanto está en juego", añadió el senador por Illinois..

McCain hizo una gira vertiginosa por siete estados, en un intento por persuadir a los electores indecisos que él es el más calificado para presidir los destinos de Estados Unidos.

"Necesito su voto", dijo McCain a sus partidarios en Tenesí. "Necesitamos un cambio de verdad en Washington y debemos luchar por él". Y luego, aseguró, "Ganaremos esta elección".

Pero varias encuestas discrepan con el senador por Arizona. Al parecer, Obama está ampliando su ventaja en Pensilvania y en otros estados que McCain necesita ganar de manera imperiosa, para mantener sus esperanzas de obtener la presidencia.

Una encuesta USA Today/Gallup publicada el lunes señaló que votantes potenciales favorecen a Obama por 53% contra 42%, una ventaja de 11 puntos porcentuales sobre McCain. Otras encuestas indican que Obama tiene una ventaja de entre siete y ocho puntos.

El lunes por la madrugada, ante una estridente multitud en Miami, en su mayoría hispana, McCain anunció: "Mis amigos, ya es oficial: sólo falta un día para que encaminemos a Estados Unidos en una dirección nueva".

Buscando nuevamente distanciarse del impopular presidente George W. Bush, McCain dijo que se opone a la política económica del actual habitante de la Casa Blanca y que intentará limpiar a Washington luego de años de escándalos.

Pero, a diferencia de Obama, McCain subrayó su respaldo a la guerra en Irak y a la prospección petrolera costa afuera.

El cronograma de los candidatos en el último día de campaña señala las diferentes expectativas de demócratas y de republicanos.

Obama, con una ventaja cómoda en las encuestas nacionales y en estados con muchos votantes indecisos, tras comenzar su jornada en Jacksonville, Florida, viajó a Virginia y a Carolina del Norte.

McCain, por su parte, trató de apuntalar su presencia en esos y otros estados que votaron por Bush en 2004, a fin de mantener las esperanzas de una improbable victoria el martes en la noche.

El senador por Arizona inició su jornada en Tampa y luego se dirigió a Tenesí, Pensilvania, Indiana, Nuevo México y Nevada antes de concluir el martes por la madrugada con un acto en Prescott, Arizona. De allí emprenderá el regreso a su hogar, en Phoenix.

Sarah Palin, la compañera de fórmula de McCain, hace campaña en cinco estados donde triunfó Bush: Ohio, Misurí, Iowa, Colorado y Nevada, en un esfuerzo por acrecentar el número de votantes que acudirán a las urnas. En Estados Unidos el voto no es obligatorio.

La gobernadora de Alaska ha sido muy popular en los sectores conservadores republicanos.

En cuanto a Joe Biden, compañero de fórmula de Obama, realizó campaña en Misurí, Ohio y Pensilvania.

Las encuestas indican que habrá una disputa intensa en la Florida, Indiana, Misurí, Carolina del Norte, Nevada y Ohio. Ambas campañas también realizan incursiones intensas en Iowa, Nuevo México, Pensilvania, Nueva Hampshire, Colorado y Virginia.