elnuevodiario.com.ni
  •   Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El gobierno de Guatemala emprendió este viernes gestiones para propiciar un diálogo que permita superar la crisis diplomática desatada entre Panamá y Venezuela, luego de que Caracas decidiera unilateralmente la ruptura de relaciones entre ambos países, informó el presidente Otto Pérez.

El mandatario guatemalteco dijo a la prensa que ha encomendado al canciller guatemalteco Fernando Carrera iniciar un cabildeo con otros ministros de Relaciones Exteriores para generar el acercamiento entre autoridades panameñas y venezolanas.

Carrera "ya tiene instrucciones de hablar con sus homólogos para promover la búsqueda del diálogo y que se reinicien las relaciones lo más pronto posible entre los dos países", declaró el presidente guatemalteco durante un acto oficial en un poblado al oeste del país.

Pérez aclaró que llamar al dialogo no es injerencia en los asuntos internos de los países, pero indicó que "es necesario tener apertura para recibir recomendaciones que puedan provenir de otras naciones".

"Siempre hemos buscado y propiciado la integración y que además de eso prevalezca el diálogo, la búsqueda de acuerdos", agregó el mandatario centroamericano.

Maduro rompió relaciones diplomáticas y comerciales con Panamá el pasado miércoles, al considerar que su gobierno actúa en la Organización de Estados Americanos (OEA) como "lacayo" de Estados Unidos para promover una intervención extranjera que derroque a su gobierno.

Panamá propuso convocar al Consejo Permanente de la OEA para buscar una reunión de cancilleres y estudiar una salida a la crisis de violencia que padece Venezuela por las protestas contra el gobierno, que hasta ahora han dejado 20 muertos y 300 heridos.

En el marco de la ruptura de relaciones, Venezuela declaró el jueves "persona non grata" a cuatro diplomáticos panameños, entre ellos el embajador, a quienes les ordenó abandonar ese país sudamericano.

De su lado, el presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, exigió este viernes a Venezuela el pago de más de 1.000 millones de dólares adeudados a empresarios de su país.