elnuevodiario.com.ni
  •   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La justicia estadounidense anuló esta semana la primera multa impuesta a un utilizador de un drone comercial, una decisión que revela las dificultades que plantea el control aéreo de los aviones no tripulados, un sector en auge.

Raphael Pirker, a la cabeza de una empresa de filmaciones aéreas, había recibido una multa de 10.000 dólares por filmar en octubre del 2011 la Universidad de Virginia con un pequeño aparato comercial sin piloto.

La Agencia de Aviación Civil estadounidense (FAA), al origen de la sanción, acusó al empresario de "imprudencia y negligencia" por haber violado las reglas sobre la seguridad aérea.

En Estados Unidos los drones civiles pueden volar con autorización expresa y solo con fines de servicio público o esparcimiento. La utilización comercial de los aparatos es limitada y sometida a permiso de la FAA.

Pero la justicia canceló la multa el jueves por considerar que no había ninguna "legislación aplicable" en el momento del vuelo sancionado y que los pequeños aviones no pueden incluirse en la categoría de los aparatos bajo la jurisdicción de la FAA.

La Asociación Americana de Fabricantes de aviones no tripulados (AUVSI) reaccionó con cautela a la sentencia y en un comunicado puso de relieve la "necesidad inmediata" una regulación clara en los pequeños vehículos aéreos no tripulados.