•   Nueva York  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La directora ejecutiva de ONU Mujeres, Phumzile Mlambo-Ngcuka, denunció, a menos de dos años de la fecha límite de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, que el progreso de las mujeres esté siendo “lento” y “desigual”.

A pesar de los avances, las mujeres y las niñas “se enfrentan a nuevas y más complejas dificultades” y en muchos aspectos sus condiciones “siguen siendo precarias”, afirmó Mlambo-Ngcuka en una rueda de prensa con motivo del Día Internacional de la Mujer.

“La falta de agua potable hace que tengan que cargar con la recogida de agua, las mujeres no tienen apenas representación en los parlamentos nacionales y alrededor de ochocientas mujeres mueren cada día en el parto”, subrayó la directora ejecutiva, quien también señaló a la interpretación de la religión como un factor de desigualdad.

Según Mlambo-Ngcuka, debido a que la igualdad de género “beneficia a todos”, debe ser un objetivo clave “que se debe conseguir”, y denunció que la discriminación de género es “la forma más generalizada” de exclusión en todo el mundo.

El lado económico

En el lado económico, afirmó que, tal y como muestran las estadísticas, las empresas con empleados hombres y mujeres “tienen más posibilidades de ser rentables”.

En este sentido, destacó que si se contrataran a todas las mujeres en el mercado laboral, la economía “crecería un doce por ciento más”.

Además, la educación en los colegios es esencial para terminar con la discriminación, por lo que se debe evitar que las niñas abandonen las escuelas antes de finalizar su educación, insistió Mlambo-Ngcuka.

Con el propósito de terminar con esta discriminación, el próximo lunes comienza la 58 sesión de la Comisión sobre el Estatus Jurídico de la Mujer, que concluirá el día 21, y en la que se examinará la agenda para el año 2015, momento que se ponía como fecha límite para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

 

La reinversión

Arancha González, directora ejecutiva del Centro Internacional de Comercio de la ONU, destacó la función de las mujeres empresarias, asegurando que ellas “reinvierten alrededor de un noventa por ciento de los beneficios que obtienen en sus comunidades, en contraste con los hombres, que solo lo hacen un cuarenta por ciento de las veces”.

 

El año 2015

Phumzile Mlambo-Ngcuka, directora ejecutiva de ONU Mujeres y exvicepresidenta de Sudáfrica, consideró que el 2015 será “un año crítico” para el desarrollo en el que también se debe conseguir que se cumplan los derechos de las mujeres en el mundo.
Para ello, subrayó, también “es necesario” que la legislación y las constituciones de los países protejan la igualdad de las mujeres.
“No vale” con que los políticos hagan su trabajo, además se necesita que “la otra mitad de la sociedad, que son los hombres”, se implique y apoye a las mujeres, insistió.