•   El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los salvadoreños acudirán este domingo a las urnas, en segunda ronda, para ratificar en el gobierno a la exguerrilla de izquierda, favorita en todas las encuestas, o volver a la derecha, para enfrentar los problemas de pobreza y violencia pandillera que los agobia.

080314 segunda

Tras llegar al poder en 2009 con un moderado, el periodista Mauricio Funes, primer presidente de izquierda en la historia del país, el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, FMLN, apuesta ahora al excomandante guerrillero Salvador Sánchez Cerén para seguir otros cinco años en el gobierno de este pequeño país centroamericano.

Sánchez Cerén, de 69 años y actual vicepresidente del país, enfrentará al alcalde de San Salvador, Norman Quijano, de 67 años, quien aspira a devolver a la derechista Alianza Republicana Nacionalista, Arena, el poder que ejercía desde hacía más de dos décadas hasta ser desbancada por el FMLN.

En la primera vuelta del 2 de febrero, el FMLN obtuvo un 49% de los votos, 10 puntos arriba de Arena, pero requería 50% más uno para evitar el balotaje. Ahora va como claro favorito. En las últimas encuestas, de hace 10 días, la de la Universidad Centroamericana (UCA) le da un 56.2% contra un 41.8% para Arena; y la Universidad Tecnológica un 54.9% frente a 45.1%.

Arena dividida

Arena quedó dividida desde la derrota de 2009, que atribuyó al expresidente Antonio Saca (2004-2009) –luego expulsado–. Como candidato de una coalición de centro-derecha el exmandatario obtuvo en la primera ronda 11% de los votos, que el FMLN busca atraer para el domingo.

“Tenemos que darles espacio a nuestros aliados que se nos han unido”, admitió el candidato de izquierda, al adelantar que de ganar la Presidencia incluirá en su gabinete a la coalición de Saca.

Pero Quijano confía en “remontar” pronósticos y alianzas tras hacer cambios en su campaña, como moderar su discurso sobre las pandillas, antes de “mano dura”.

Venezuela

Los ataques que Quijano enfiló contra el FMLN acusándolo de pactar con delincuentes –en referencia a la tregua que mantienen desde hace dos años las pandillas–, Arena los dirigió esta vez aprovechando la coyuntura de Venezuela.

“Esta no es una campaña para meterte miedo (...) acá todavía estamos a tiempo de brillar con nuestra propia luz. (...) El Salvador no será otra Venezuela”, advierte en una propaganda de televisión, que presenta imágenes de las protestas de jóvenes y opositores venezolanos.

 

Quijano “golpeado”

Norman Quijano, el candidato presidencial de Arena, llega a los comicios golpeado por el caso de su exasesor de campaña, el expresidente Francisco Flores, investigado por el destino de 10 millones de dólares donado por Taiwán en su gobierno (1999-2004).

Hace dos semanas, Arena lo separó temporalmente de sus filas. Pero ya el “factor Flores”, según el rector de la UCA, Andreu Oliva, ha pesado en esta campaña y es un “lastre” en contra de Quijano.

 

“Esta no es una campaña para meterte miedo (...) acá todavía estamos a tiempo de brillar con nuestra propia luz. (...) El Salvador no será otra Venezuela”.
Norman Quijano, candidato
presidencial de Arena.