elnuevodiario.com.ni
  •   Kiev, Ucrania  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Las multitudinarias manifestaciones de este domingo en Ucrania, con motivo del segundo centenario del nacimiento del gran poeta ucraniano Taras Shevchenko, terminaron con enfrentamientos entre prorrusos y nacionalistas ucranianos en Crimea, y el anuncio de la visita a Estados Unidos del primer ministro ucraniano.

Miles de personas salieron a la calle en la capital y en otras ciudades como Sebastopol para apoyar la soberanía del país, en momentos en que soldados rusos controlan la península ucraniana de Crimea.

En Kiev, el primer ministro Arseni Yatseniuk afirmó que Ucrania no cederá "ni un centímetro de su territorio" a Rusia y anunció que visitará Estados Unidos la próxima semana para abordar la crisis en su país.

"Voy a Estados Unidos para participar en reuniones de alto nivel con el objetivo de resolver la situación en Ucrania", dijo el primer ministro citado por la agencia Interfax, sin dar más detalles.

"Es nuestra tierra. No cederemos ni un centímetro. Que Rusia y su presidente (Vladimir Putin) lo sepan", había declarado Yatseniuk al inicio de la manifestación en homenaje a Shevchenko, símbolo de la independencia de Ucrania.

Durante la manifestación, el presidente interino, Olexander Turchinov, pidió un minuto de silencio por los fallecidos durante los tres meses de protestas que condujeron a la destitución del presidente Viktor Yanukovich el pasado 22 de febrero.

Enfrentamientos en Sebastopol

La tensión sigue siendo intensa en la península de Crimea, donde el parlamento local ha desafiado la autoridad de Kiev al organizar el 16 de marzo un referéndum sobre su integración en Rusia.

En Sebastopol, puerto que alberga el cuartel general de la flota rusa del mar Negro, prorrusos atacaron los servicios de seguridad de una manifestación de pocos centenares de partidarios de las nuevas autoridades ucranianas.

Unos cien hombres armados con porras y látigos atacaron a los servicios de protección de la marcha a quienes acusaron de pertenecer al Pravy Sector, un movimiento nacionalista paramilitar que estuvo en primera línea del movimiento contestatario en Kiev.

Por su parte, unos 10.000 partidarios de Moscú se concentraron en apoyo al referéndum de integración de Crimea en Rusia.

"Ya no queremos a los fascistas ucranianos", declaró Olga, de 60 años, para quien "Crimea forma parte de Rusia".

En Donetsk, bastión rusohablante en el este del país, varios miles de prorrusos se reunieron en la plaza de Lenin para reclamar también un referéndum sobre su integración a Rusia.

"No queremos entrar en la Unión Europea, queremos elegir por nosotros mismos con quien trabajamos", explicó Angela Melykh.

Las manifestaciones tienen lugar un día después de que 54 observadores internacionales de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) intentaran acceder sin éxito a la península de Crimea, donde deben realizar una misión para reducir la tensión.