elnuevodiario.com.ni
  •   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Al menos 153 taxistas y 32 pasajeros fueron asesinados en Honduras entre 2012 y 2013, informó ayer el comisionado de los Derechos Humanos, Ramón Custodio, quien además señaló que el 90% de los casos está impune.

En un informe del organismo que preside, Custodio señaló que en los últimos dos años murieron de manera violenta 153 taxistas, mientras que otros 17 resultaron heridos. En los ataques también fallecieron unos 32 pasajeros y otros 14 resultaron lesionados, de acuerdo con el documento.

Armas de fuego

Además, señala que solo en 2013 murieron 114 personas, entre conductores de taxis y pasajeros, y que el 87% de las víctimas fueron asesinadas con armas de fuego.

“En Honduras hay una diversidad de factores ligados a la violencia delincuencial, que han convertido el oficio de taxista en una ocupación de alto riesgo para quienes la ejercen”, subrayó el ombudsman.

Pocos resultados

Desde noviembre de 2011, la Policía hondureña está en proceso de depuración, a raíz de las múltiples denuncias sobre agentes implicados en delitos de narcotráfico, extorsión, secuestros y crímenes, entre otros, pero hasta ahora el proceso ha tenido pocos resultados.

El ombudsman exhortó a las autoridades a que “investiguen la muerte de conductores de taxis, así como de los pasajeros, para que los responsables de cometer estos crímenes no queden en la impunidad”.

Además, instó a implementar “medidas oportunas, para no seguir poniendo en riesgo la vida y la integridad física de conductores y de usuarios del servicio de taxi” en el país centroamericano.

El informe señala que los departamentos de Cortés (norte) y Francisco Morazán (centro) son los sitios que registran los índices más altos de violencia contra los conductores de taxis, que contabilizaron 89 muertos en los últimos dos años.

Extorsión

Uno de los peligros que enfrentan los taxistas es “la extorsión”, también conocida como “impuesto de guerra”, que cobran dos pandillas enemigas, añadió Custodio.

Además, insistió en que la muerte de conductores de taxis evidencia “el peligro al que se exponen diariamente” los que ejercen esa labor, y ese riesgo aumenta cuando se vincula a miembros de la Policía en el cobro del “impuesto de guerra”.

Honduras es considerado uno de los países más violentos del mundo, con un promedio de 14 homicidios diarios en lo que va del año.