•   Ciudad del Vaticano  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El papa Francisco recordó durante el Ángelus que ayer comenzaría una semana de ejercicios espirituales acompañado de los cardenales y colaboradores de la Curia romana, en la localidad de Ariccia, a unos 30 kilómetros de Roma, y pidió a los fieles que recen por ellos.

La semana de ejercicios espirituales es tradicional durante la Cuaresma, el periodo anterior a la Semana Santa, pero la novedad que ha introducido Francisco es salir del Vaticano para vivirla de manera más intensa.

Para llegar a Ariccia, el papa se desplazará a las 16 horas locales en autobús junto con los cardenales y los obispos de la Curia.

En la última entrevista en el Corriere della Sera, el papa argentino desvelaba que decidió celebrar los ejercicios fuera del Vaticano, ya que antes en la Curia “se celebraban las oraciones, pero después algunos continuaban con su trabajo”, y, por lo tanto, no se vivían intensamente.

En total, son 82 miembros de la Curia, más el papa, los que participarán en estos ejercicios espirituales, y a estos se suman otras 30 personas entre personal de servicio y de seguridad que les acompañarán en esta semana.