•   Caracas  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los Estados de Mérida y Táchira, en el oeste de Venezuela, fueron escenario de nuevos incidentes que dejaron dos mujeres muertas y ataques a edificios públicos en hechos al parecer vinculados con las protestas que desde hace un mes se repiten en varios puntos del país, informaron ayer fuentes oficiales.

El gobernador de Mérida, el chavista Alexis Ramírez, informó ayer de la muerte en ese Estado de dos mujeres, una de ellas de nacionalidad chilena, y aseguró que los fallecimientos fueron producto de barricadas montadas por opositores al Gobierno de Nicolás Maduro.

El gobernador atribuyó en declaraciones al canal estatal VTV las muertes a “bandas armadas de la derecha asesina”.

A la muerte el fin de semana de la ciudadana de origen chileno Giselle Rubilar Figueroa, de 47 años, se suma la de la venezolana Delia Lobos, que falleció al chocar contra una barricada instalada por personas que protestaban contra el Gobierno de Maduro, afirmó Ramírez.

Iba en su moto

De acuerdo con el relato del gobernador, Lobos iba en su moto cuando impactó contra un hilo de acero colocado como parte de la barricada, lo que le causó una fractura de cráneo que le provocó la muerte.

“Son dos víctimas producto de esas acciones guarimberas (de obstaculización de vías), de esas acciones de barricadas”, afirmó Ramírez sin precisar cuándo se produjo la muerte de Lobos.

El gobernador aseguró que los focos de protestas en Mérida están confinados al municipio Libertador, que está gobernado por la oposición y forma parte del área metropolitana de la capital estatal, mientras que el resto del Estado “está en completa tranquilidad”.

El caso de Táchira

Igualmente, el Estado Táchira, fronterizo con Colombia y el lugar en el que las protestas contra Maduro han sido más violentas, amaneció ayer con la sede del Ministerio de Trabajo y una sede de la aseguradora estatal La Previsora con fuertes daños en sus fachadas.

Los protestas y actos vandálicos que sufre Venezuela en contra de las políticas del Ejecutivo han sido especialmente fuertes en este Estado, lo que llevó a Maduro a decir que estaba dispuesto a declarar el “estado de excepción” en esa zona del país.

 

Impiden marcha

El Gobierno venezolano impidió ayer una marcha del sector médico más apegado a la oposición política y que pretendía entregar en la Vicepresidencia un pliego de solicitudes para tratar de atajar la crisis por la que dicen que está pasando el sistema sanitario del país.