•  |
  •  |
  • END

Madelyn Dunham, la abuela de Barack Obama, fallecida ayer lunes a los 86 años, jugó un papel considerable en la vida del candidato demócrata a la presidencia estadounidense, a quien crió en los valores tradicionales de la Norteamérica blanca.

A fines de octubre, el candidato demócrata había suspendido su campaña electoral para dirigirse a Hawai a visitar a su abuela, quien murió en Honolulu, afectada por un cáncer, a escasas horas de los comicios presidenciales.

Nacida el 26 de octubre de 1922 en la localidad de Peru, Kansas, en el corazón del Estados Unidos rural y conservador, Madelyn Lee Payne, la abuela materna de Obama, no participó en la campaña de su nieto. Pero este último a menudo rindió homenaje a la mujer que comenzó su carrera como secretaria y que en 1970 llegó a la vicepresidencia del Bank of Hawai.

“Ella me enseñó lo que significa trabajar duro”, dijo Obama a fines de agosto en su discurso ante la convención demócrata, que acababa de consagrarlo con la candidatura a la Casa Blanca.

“Ella renunciaba a comprarse un auto o un vestido para permitirme tener una vida mejor. Todo lo que ella tenía, me lo daba a mí. Y aunque ya no puede viajar, sé que está mirando la televisión esta noche y que esta velada también es la suya”, lanzó el candidato bajo la aclamación de sus partidarios.