•  |
  •  |
  • END

Luego de siete días de deliberaciones, un jurado estadounidense declaró culpable ayer lunes a un empresario venezolano, acusado de haber ocultado el origen de un maletín repleto de dinero que habría sido enviado por el gobierno de Hugo Chávez a la campaña de la ahora presidenta argentina Cristina Fernández.

Los 12 miembros del jurado entregaron su veredicto después de ocho semanas de juicio a Franklin Durán, de 41 años, quien fue detenido en el área de Miami el 11 de diciembre de 2007.

Durán fue declarado culpable de las dos acusaciones que enfrentaba: de haberse desempeñado como agente del gobierno de Venezuela sin haber notificado previamente a las autoridades estadounidenses, como lo requiere la ley; y de haberse asociado junto a otros cuatro sudamericanos para ocultar el origen y el destino del dinero del maletín.

El empresario, que se declaró inocente y por eso fue enjuiciado, podría ser condenado como máximo a 15 años de prisión. La sentencia la determinará la jueza Joan Lenard el 12 de enero próximo.

Al llegar caminando de traje oscuro y corbata a la sala de audiencias, Durán se veía relajado, y en varias oportunidades sonrió cuando volteó hacia sus familiares. Minutos más tarde, cuando la secretaria de la jueza anunció el veredicto, se veía inmutable. Sus familiares, entre ellos su hermana, Ada Durán, se estrujaron las lágrimas con un pañuelo.

Uno de tantos envíos
De acuerdo con la Fiscalía, el dinero del maletín fue uno de los numerosos envíos de Chávez a la campaña de la mandataria argentina. En el momento de la confiscación, Fernández era esposa del entonces presidente Néstor Kirchner.

Otros tres acusados --dos venezolanos y un uruguayo-- se declararon culpables y resolvieron colaborar con el gobierno estadounidense con la esperanza de que les reduzcan sus condenas. Aún esperan sus sentencias. Varios de ellos fueron testigos de la fiscalía durante el juicio.

Un quinto acusado, un presunto agente de inteligencia venezolano, está prófugo de la justicia estadounidense.

Al salir de la corte federal, el abogado de Durán, Ed Shotat, dijo que apelará el veredicto ante un tribunal superior de Atlanta. Si allí tampoco obtuviera un resultado favorable, podría elevar el caso hasta la Corte Suprema de Estados Unidos.

Este juicio fue un “circo político. Creo que Franklin Durán fue manipulado por el gobierno de Estados Unidos”, declaró Shohat, antes de agregar que su cliente estaba “desilusionado y un poco triste” por el veredicto.

El fiscal Thomas Mulvihill, sin embargo, negó que se haya tratado de un juicio político, como alegan Shohat y los gobiernos venezolano y argentino.

“Éste no fue un juicio político. No nos involucramos en eso”, expresó Mulvihill, tras afirmar que la Fiscalía estaba “muy complacida con la decisión del jurado”.

Por otra parte, el fiscal general adjunto para seguridad nacional, Patrick Rowan, declaró en un comunicado de prensa la conformidad del gobierno estadounidense con la decisión del jurado.

“El veredicto de culpabilidad de hoy y las declaraciones de culpabilidad anteriores de otros tres acusados en el caso deberían servir como una fuerte advertencia para otros que operan ilegalmente en Estados Unidos a nombre de gobiernos extranjeros”, dijo Rowan.

Desde agosto de 2007
El escándalo del maletín estalló en agosto de 2007, pocos días después de que las autoridades argentinas confiscaron el maletín con 800,000 dólares que llevaba el empresario venezolano-estadounidense Guido Alejandro Antonini Wilson al llegar al Aeroparque Jorge Newbery de Buenos Aires.

Antonini, de 47 años, viajaba en un avión rentado por el gobierno argentino, con unos cuantos funcionarios de la petrolera estatal venezolana PDVESA y de Argentina.

Los fiscales alegan que Durán y los demás acusados presionaron en Miami a Antonini, para que no revelara que el dinero provenía de PDVSA y estaba destinado a la campaña de Fernández.

Presentaron, además, numerosas evidencias para mostrar que Durán y su socio, Carlos Kauffmann, tenían una relación comercial vieja y jugosa con el gobierno venezolano, al que le pagaban decenas de millones de dólares de sobornos para mantener sus negocios.

Según la Fiscalía, varios funcionarios jerárquicos de Venezuela, entre ellos algunos de la vicepresidencia, miembros de la Policía Secreta, Disip, y del Ministerio de Justicia, dirigieron las actividades de Durán y los otros acusados en Miami.

Kauffmann, quien se declaró culpable, lo admitió en sus declaraciones durante el juicio, y dijo que junto a Durán decidieron intervenir porque querían “más poder, más dinero, más contratos”.

La defensa, en cambio, argumentó que Durán viajó a Miami para ayudar a Antonini, con quien tenía una amistad de más de 20 años.

Shohat, el abogado de Durán, alegó que su cliente cayó en una trampa del FBI, que lo indujo a involucrarse en el escándalo del maletín.

Antonini salió legalmente de Argentina después que le confiscaron el maletín, y días después de haber llegado a Miami decidió colaborar con el FBI. La mayor parte de las evidencias de la Fiscalía en el juicio fueron grabaciones de conversaciones que Antonini mantuvo con los acusados antes de que fueran detenidos el 11 de diciembre de 2007, y que él mismo realizó.

Actualmente enfrenta pedidos de extradición en Argentina y en Venezuela.

Durante sus declaraciones en este juicio, Antonini reveló que en el avión había al menos otro maletín con 4.2 millones de dólares más.

Chávez amenazó el sábado con expropiar a la compañía petroquímica privada Venoco, cuyos dueños son Durán y Kauffmann. La compañía, que produce lubricantes y otros derivados del petróleo, está en el estado central venezolano de Carabobo.