•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

La oposición salvadoreña intensificó hoy su presión sobre la autoridad electoral, a la que exigió un recuento "voto por voto" porque considera que ganó los comicios presidenciales del domingo, pero que hubo "fraude".

Los resultados preliminares favorecen al candidato oficialista, Salvador Sánchez Cerén, por un escaso margen (0.22 puntos) a pesar de que ganó ampliamente la primera vuelta el 2 de febrero pasado, por casi 10 puntos porcentuales, al opositor Norman Quijano.

El presidente del Tribunal Supremo Electoral, TSE, Eugenio Chicas, dijo a periodistas que un recuento voto por voto sería excepcional, según la ley, y llamó "a la calma a todos los actores políticos" ante el apretado resultado preliminar de la segunda ronda.

"Lo que haya decidido el pueblo salvadoreño y encontremos en el 100 % de las actas, eso respetará al pie de la letra este Tribunal", aseveró Chicas, e insistió en que se espere el resultado del escrutinio definitivo, que empezó el lunes y tomará varios días.

El escrutinio final se realiza acta por acta por parte de delegados de ambos partidos y miembros de juntas receptoras de votos, bajo la vigilancia de fiscales electorales y representantes de otras entidades públicas.

Sánchez Cerén, del gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, izquierda), superó a Quijano, de Alianza Republicana Nacionalista (ARENA, derecha), con el 50.11 % sobre el 49.89 % de los votos, según el recuento preliminar, pero ambos se proclaman ganadores.

Sin embargo, Quijano también ha denunciado desde el domingo que hubo "fraude" en el TSE a favor del candidato oficialista.

El presidente de ARENA, Jorge Velado, aseguró a los periodistas que su partido logró el 50.12 % y el FMLN el 49.88 %, según sus datos internos.

"Tenemos pruebas que demuestran que existió una manipulación fraudulenta", entre ellas, "muchas diferencias en numerosas actas que confirmarán el resultado a nuestro favor", afirmó ARENA en un comunicado.

El presidente del TSE ha reconocido que hay 14 actas "pendientes" que se revisarán en el escrutinio definitivo y otras siete actas que presentaron una "inconsistencia numérica", pero que afectan a los dos partidos.