Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Por un pago mensual de unos 7,000 dólares, los presos con poder adquisitivo, como ocurrió con el represor argentino Ricardo Cavallo, pueden purgar sus condenas en celdas de lujo en penales mexicanos, publicó ayer lunes el diario mexicano El Universal.

“Internos con poder adquisitivo pueden contratar celdas con categoría de hotel tres estrellas por un costo de hasta 90,000 pesos al mes (unos 7,000 dólares)”, aseguró el diario al citar un reporte de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

Las celdas rentadas para realizar fiestas o para habitarlas de forma indefinida tienen aparatos eléctricos, pequeñas cocinas y en algunas hasta aves y peces en cautiverio. Cuando son rentadas para fiestas, “tienen permitido contar con platillos especiales, alcohol, drogas y sexo, e incluso, los custodios se asumen como cadeneros (guardias de discotecas), y sólo dejan pasar a los invitados del reo que pagó”, añadió el rotativo.

En el reporte de la CNDH se señala que Ricardo Cavallo, quien estuvo en prisión en México, de septiembre de 2000 a junio de 2003 antes de ser extraditado a España, sería uno de los reos que gozó de privilegios en penales mexicanos.