elnuevodiario.com.ni
  •   Kiev  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El comandante de la base aérea crimea de Belbek, Yuli Mamchur, que sigue sin rendir su unidad a pesar del hostigamiento de las tropas rusas, exigió hoy al Ministerio de Defensa de Ucrania que decida el protocolo que deben seguir los militares ucranianos destacados en esa autonomía rebelde.

"A fin de evitar posibles enfrentamientos con armas, pido tomar en el más breve plazo posible una sopesada decisión sobre las acciones a seguir por los comandantes de las unidades militares en caso de amenaza directa a la vida de sus efectivos, sus familias y población civil", exigió Manchur en una declaración grabada en vídeo y dirigida al Ministerio de Defensa.

El combativo comandante, cuya unidad ha sido hasta ahora una de las que más se ha resistido a jurar lealtad al autoproclamado Gobierno prorruso de Crimea, exigió al Ministerio que su decisión se remita "en forma de directiva a todos los jefes de las unidades desplegadas en territorio" de la autonomía.

"En caso de que no se tomen las correspondientes decisiones, nos veremos obligados a actuar de acuerdo al Código de las Fuerzas Armadas de Ucrania hasta el extremo de abrir fuego", advirtió.

Manchur reconoció, al mismo tiempo, que los militares ucranianos en Crimea son conscientes de que no podrán "resistir por mucho tiempo contra unas tropas rusas más numerosas, mejor armadas y preparadas".

"A precio de increíbles esfuerzos mantenemos una frágil paz en tierras crimeas y seguimos leales a nuestro juramento al pueblo ucraniano. Como soldados, debemos defender la soberanía y la integridad territorial de Ucrania. Cada día que pasa, los ultimátum de las Fuerzas Armadas de Rusia adquieren un tono más duro", subrayó.

El ministro de Defensa ucraniano, Igor Teniuj, ha reconocido que las Fuerzas Armadas de Ucrania no tienen medios para responder a la intervención militar de Rusia y lamentó que apenas 6.000 soldados de los 41.000 que integran las tropas del Ejército de Tierra ucraniano están preparados para el combate.

Subrayó además que las Fuerzas Armadas ucranianas no pueden hacer frente a los más de 220.000 soldados desplegados por Rusia junto a la frontera con Ucrania, un contingente que supera en número a todos los efectivos del Ejército ucraniano.

Crimea se prepara para decidir el domingo en referéndum si se reunifica con Rusia, a la que formó parte hasta 1954, o permanece en Ucrania con un grado de autonomía mayor del actual.

En la rebelde península, bañada por el mar Negro, vive casi un 60 % de rusos, un 25 % de ucranianos y un 12 % de tártaros. EFE