elnuevodiario.com.ni
  •   Estambul  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno turco advirtió hoy de que defenderá contra cualquier agresión, venga de donde venga, su minúsculo enclave territorial en Siria, a 35 kilómetros de la frontera, que alberga una histórica tumba otomana y que, según algunos medios, estaría amenazado por tropas de un grupo islamista.

"Turquía no vacilará en tomar todas las medidas necesarias para proteger su territorio contra cualquier ataque, venga del régimen (sirio), venga de grupos radicales o de cualquier otro lado", subrayó el ministro de Exteriores, Ahmet Davutoglu, en declaraciones recogidas por la emisora NTV.

Davutoglu confirmó que Turquía considera parte de su territorio el mausoleo de Solimán Sah (1178-1236), el abuelo del fundador de la dinastía otomana, enterrado a orillas del Eufrates en la actual Siria.

"Esta tierra, nuestro único enclave, forma parte de Turquía acorde al derecho internacional y al Tratado de 1921", firmado con Francia, entonces potencia colonial de la zona, señaló el ministro.

Según informó NTV, citando fuentes militares, militantes del grupo islamista ISIL, el más radical de cuantos luchan en Siria, han expulsado a los miembros del Ejército Libre de Siria (ELS), también rebelde, del pueblo cercano al mausoleo.

Aún no se ha registrado ninguna agresión contra el monumento, guardado desde hace décadas por una guardia de honor de soldados turcos, pero Turquía se plantea una intervención tanto terrestre como aérea si tal ataque se produjera, aseguró la citada cadena.

El mausoleo, hoy situado en el extremo oriental de la provincia de Alepo, fue trasladado a este lugar desde su ubicación original, unos 70 kilómetros más al sur, en la provincia de Raqqa, tras construirse en 1973 el embalse Asad en el río Éufrates.