elnuevodiario.com.ni
  •   Ciudad del Vaticano  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El papa Francisco regresó hoy al Vaticano en autobús, con el resto de miembros de la Curia romana, tras pasar unos días en Ariccia (cerca de Roma) de ejercicios espirituales como indica la Cuaresma.

El pontífice dejó la residencia "Casa del Divino Maestro" en Ariccia, donde ha pasado los últimos cinco días en retiro, a las 10.30 hora italiana (9.30 GMT) tras celebrar una misa y desayunar.

Francisco iba sentado en la primera fila de asientos del autobús, donde viajaba una parte de los 82 miembros de la Curia, cardenales, obispos y personal, que han participado junto al papa argentino en los ejercicios espirituales.

En estos días, el pontífice se ha dedicado a la oración y sólo rompió su silencio ayer para pedir en un mensaje en su perfil de la red social Twitter que recen por él, en ocasión del primer aniversario de su elección.

La jornada del papa en estos días consistía en una misa a las 7.30 hora local, para después a las 9.30, tras el desayuno, escuchar la primera meditación propuesta por Angelo De Donatis, párroco de la Iglesia romana de San Marco Evangelista al Campidoglio, que ha sido el elegido para esta semana de ejercicios espirituales.

Tras el almuerzo, se escuchaba la segunda meditación, a las 17.00 GMT se celebran las Vísperas y la adoración eucarística y a las 18.30 GMT se cenaba.

La semana de ejercicios espirituales es tradicional durante la Cuaresma, el periodo antes de la Semana Santa, pero la novedad que ha introducido Francisco es la de salir del Vaticano para vivirlos de manera más intensa como suelen hacer los jesuitas, la orden a la que pertenece Francisco.

El papa retomará sus actividades, que habían quedado suspendidas esta semana, y el domingo celebrará el rezo del Ángelus en la Plaza de San Pedro y por la tarde acudirá a la parroquia romana de "Santa Maria de la Oración" en el barrio de Setteville di Guidonia.

Mientras que el lunes el papa Francisco tiene previsto un almuerzo privado con la presidenta argentina, Cristina Fernández, en la Residencia Santa Marta, en la que será su tercera visita al pontífice. EFE