•   Kuala Lumpur  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La búsqueda del avión de Malaysia Airlines se extendió ayer hasta el océano Índico, a raíz de nuevas informaciones citadas por la Casa Blanca que apuntan a que el aparato continuó volando varias horas después de desaparecer de los radares, hace seis días.

“Según entiendo, en base a información nueva que no es necesariamente concluyente pero es información nueva al fin y al cabo, puede abrirse una zona de búsqueda en el océano Índico”, declaró en Washington el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.

La marina estadounidense ordenó a uno de sus buques y a un avión de reconocimiento que se dirijan a esa zona, dijo a la AFP un responsable de la Armada estadounidense.

Gran misterio

Casi una semana después de su desaparición, se mantiene el misterio más absoluto sobre la suerte del vuelo MH370, que realizaba el trayecto Kuala Lumpur-Pekín, con 239 personas a bordo de varias nacionalidades, la mayoría (153) ciudadanos chinos.

La búsqueda se concentró en un principio en el Mar de China Meridional, al este de Malasia, sobre parte de la ruta que debía recorrer el Boeing 777. La última posición conocida del avión antes de desaparecer de las pantallas de los radares se sitúa a medio camino entre las costas de Malasia y Vietnam.

Sin embargo, según el Wall Street Journal y la cadena de televisión ABC, los investigadores creen que el avión continuó volando durante cuatro horas, tras haber desaparecido de las pantallas de radar una hora después de despegar de Kuala Lumpur.

La sospecha se apoya en una señal automática transmitida vía satelital por el avión durante cuatro horas tras la desaparición. Estos sistemas se conectan a uno o a varios satélites, según la fuente.

Si efectivamente continuó volando durante ese tiempo, el avión pudo recorrer 3,500 kilómetros suplementarios y alcanzar el océano Índico, Pakistán o incluso el mar de Arabia.

El Gobierno malasio está examinando estas informaciones, indicó un responsable de las operaciones de búsqueda, sin precisar más. De momento se ignora si el país va a desplegar medios de búsqueda en esa zona del Índico.

 

Amplio radio de búsqueda

Hasta el jueves, la zona rastreada por decenas de aviones y buques enviados por más de diez países cubría cerca de 27,000 millas náuticas, es decir unos 90,000 kilómetros cuadrados, la superficie de Portugal. A esa área se añade ahora una parte del océano Índico.