•   Nogales  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Arizona se ha convertido en el mayor punto de ingreso de droga a Estados Unidos y los agentes de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) se enfrentan a diario al ingenio de los narcotraficantes para ocultar sus cargamentos a su paso por los puertos de entrada al país.

“El crimen organizado evoluciona y así como ellos evolucionan nosotros también evolucionamos. Tenemos que saber en qué están trabajando, podemos descubrir un método que ellos estaban trabajando y ellos ya están trabajando con otro tipo de método”, resaltó Marcia Armendáriz, vocera de CBP en Nogales (Arizona).

En los puertos de entrada de Nogales, Mariposa y DeConcini, se ha detectado la droga en todo tipo de ingenios y escondites, ya sea en los depósitos de gasolina, en los asientos, en tanques de oxígeno, extintores, radiadores, compartimentos secretos, hieleras, portabebés y en botellas de Coca-Cola llenas de marihuana.

“Lo que hicieron es que cortaron las botellas para darle un doble fondo a la caja y aquí abajo se ve la droga, por decir de 50 o 100 cartones no más 10 o 15 venían con droga”, explicó un agente de CBP, quien pidió no ser identificado, mientras enseñaba este hallazgo.

Gente que sabe

En un operativo de búsqueda en automóviles que procedían de México, los agentes llegaron a encontrar baterías adaptadas para que hubiera espacio donde ocultar la droga.

“Metieron una batería pequeña de motocicleta y daba corriente al carro para que prendiera. Tiene que ser gente que sepa de mecánica, de tapicería, de todo, de soldadura”, indicó el agente, instructor para los nuevos agentes sobre la detención de droga en los puertos de entrada.

“Hemos encontrado tanques de gasolina arreglados para que la gasolina corra por un lado y la droga vaya en otro pero no se moje”, explicó.

 

137 arrestos

En lo que va del año, 137 personas han sido arrestadas en los puertos de entrada de Arizona por transportar narcóticos, período en el que se han incautado más de 20 toneladas marihuana, 308 kilogramos de cocaína, 315 de metanfetamina y 85 de heroína, a lo que hay que sumar más de 1.5 millones de dólares en metálico.