AP
  •   MEXICO  |
  •  |
  •  |

La Procuraduría General de la República (PGR) fincó cargos por terrorismo a tres hombres que confesaron haber lanzado las granadas contra la población civil durante celebraciones de la independencia de México en septiembre, en la región oeste del país.

La PGR informó el martes en un comunicado que un juez concedió la víspera las órdenes de aprehensión contra los tres sujetos detenidos y otros tres presuntos miembros del Cartel del Golfo que se encuentran prófugos por el atentado que dejó ocho muertos y 106 heridos.

Julio César Mondragón Mendoza, Juan Carlos Castro Galeana y Alfredo Rosas Elicea fueron detenidos a finales de septiembre. Según la PGR confesaron la autoría del atentado en la ciudad occidental de Morelia y dijeron ser miembros de los "Zetas", un grupo de sicarios al servicio del Cartel del Golfo.

A los tres, que se encuentran en prisión preventiva, se les acusa de delincuencia organizada, terrorismo, homicidio agravado, posesión de material de uso exclusivo de las fuerzas armadas (granadas) y por lesiones calificadas.

Uno de los detenidos aseguró que el objetivo del ataque era provocar a las autoridades, según un video de un interrogatorio oficial divulgado por la PGR el 27 de septiembre, un día después de que los presuntos responsables fueron presentados ante la prensa.

"La PGR rechaza totalmente haber coaccionado a los inculpados para obtener sus declaraciones", señaló la dependencia, luego de que en los últimos días versiones periodísticas han señalado que los tres hombres habrían confesado su responsabilidad bajo torturas.

Los hombres están recluidos en un penal de máxima seguridad a la espera de que un juez valore las pruebas en su contra para determinar si les inicia un proceso.

El 15 de septiembre, durante las celebraciones oficiales de la Independencia de México en Morelia, fueron lanzadas dos granadas contra la multitud.

La primera fue lanzada contra la gente segundos después de que el gobernador de Michoacán, Leonel Godoy, gritó el tradicional "Viva México" y repicara una campana. Otra granada estalló instantes más tarde en calles aledañas a la plaza principal de Morelia.

Michoacán, el estado natal del presidente Felipe Calderón, fue el primer lugar donde el gobierno federal desplegó miles de militares y agentes federales como parte de una nueva estrategia para combatir a los carteles de la droga.