AP
  • |
  • |
  • AP

Barack Obama, quien procura ser el primer negro en llegar a la Casa Blanca, tomó tempranamente la delantera al triunfar en diez de los primeros 13 estados en los que se declaró un ganador en los comicios presidenciales del martes, incluidos dos que John McCain tenía en la mira.

Las primeras victorias de Obama llegaron en estados tradicionalmente demócratas. Dos de ellas, no obstante, fueron en Nueva Hampshire y Pensilvania, en los que John McCain había hecho intensas campañas en la esperanza de incorporarlos a las filas republicanas.

Pensilvania era considerado un botín particularmente codiciado, con sus 21 votos electorales.

Según estas proyecciones, Obama tiene 171 votos electorales y McCain 37. Hacen falta 270 para ser elegido.

El candidato demócrata salió victorioso además en Nueva Jersey, Massachusetts, Illinois, Maryland, Connecticut, Maine, el Distrito de Columbia (Washington) y Delaware.

John McCain, por su parte, fue el ganador en Carolina del Sur, Tenesí y Oklahoma, tres estados firmemente republicanos.

Joe Biden, compañero de fórmula de Obama, retuvo su banca senatorial en Delaware. Si logra la vicepresidencia, esa banca será ocupada por una figura seleccionada por el gobernador demócrata de Delaware.

Los demócratas John Kerry (Massachusetts), Frank Lautenberg (Nueva Jersey) y Richard Durbin (Illinois) conservaron sus bancas en el Senado, lo mismo que los republicanos Lamar Alexander (Tenesí) y Susan Collins (Maine).

La republicana Elizabeth Dole, no obstante, perdió su banca ante el demócrata Kay Hagan en Carolina del Norte.

The Associated Press hizo sus anuncios con base en encuestas a boca de urna.

Los estadounidenses formaron el martes largas filas para depositar su voto en las elecciones, en las que se pronostica una asistencia sin precedentes a las urnas y las cuales podrían cambiar el rostro de una nación asediada por su peor crisis económica en casi 80 años y que mantiene tropas de ocupación en Irak y Afganistán.

Las entrevistas con los votantes indicaban que casi seis de cada 10 mujeres apoyaban a Obama, y que los hombres preferían al demócrata por un ligero margen. Poco más de la mitad de las mujeres blancas apoyaba a McCain, dándole una ligera ventaja en un grupo que respaldó en forma arrolladora al presidente George W. Bush en el 2004.

La economía era por mucho el tema más relevante en las mentes de los votantes.

Una encuesta a boca de urna, aplicada por The Associated Press detectó que seis de cada 10 votantes en Estados Unidos mencionaron la economía como el problema principal del país. Ninguno de otros cuatro temas enumerados en la lista — energía, Irak, terrorismo o atención a la salud — fue elegido por más de uno de los 10 entrevistados.

Los resultados se basan en una muestra parcial y preliminar de casi 10.000 electores a la salida de las urnas, así como en entrevistas telefónicas hechas la semana anterior a quienes emitieron su voto anticipado.

Obama lideraba buena parte de las encuestas preelectorales, tanto nacionales como en cada estado.

Las probabilidades de triunfo de Obama aumentarían drásticamente si gana en Indiana o Virginia, dos estados donde no había un vencedor seguro. Victorias en Ohio o Florida, que dieron sus 47 votos electorales a Bush en el 2000 y en el 2004, también garantizarían prácticamente el triunfo del candidato demócrata.

Para ganar, un candidato debe conseguir al menos 270 votos electorales que reparten los estados, según asignaciones proporcionales el número de habitantes. La mayoría de las encuestas en los estados mostraba que Obama estaba cerca de lograr los 270 votos electorales necesarios para la victoria.

Obama votó el martes en la escuela de párvulos Beulah Shoesmith, en Chicago, poco después de las 7:30 de la mañana (1330 GMT), vitoreado por los asistentes cuando mostró su papeleta electoral en estos comicios por la presidencia. Le acompañaron su esposa Michelle y sus dos hijas.

En Phoenix, McCain depositó su voto en una iglesia antes de volar a Colorado y Nuevo México, dos estados en los que seguramente deberá ganar con una victoria aplastante. Apenas pasó unos minutos en el centro de votación.