• |
  • |
  • END

En Echo Park, bastión latino de Los Ángeles, cientos de personas acudieron a votar con gorros y camisetas que decían “cambio” o con alguna pancarta de Barack Obama, cuando se esperaba el voto de unos nueve millones de electores de la primera minoría en Estados Unidos.

“Cambio”, “Esperanza” y Obama se leían de chapas, estampados en camisetas o gorras de béisbol en un centro de votación enclavado entre Echo Park y Filipino Town, barrios del sureste de Los Ángeles donde conviven sólo minorías étnicas y una mayoría de latinos.

“Casilla electoral” decía en español un letrero que anuncia en inglés, coreano, chino, filipino y armenio que los electores pueden pasar por esa iglesia depositando su voto hasta las 20H00 locales (03H00 GMT) del martes.

“Vine a votar por Obama como me lo pidió toda mi familia, sobre todo mis tíos que son indocumentados”, contó a la AFP Paty Torres, una estudiante de administración que llevaba una hora esperando en un centro de votación donde la fila era una muestra del puzzle multicultural de Los Ángeles, donde más de 44% es de origen latinoamericano.

Como Torres, varios veinteañeros acudieron a votar incluso con cámara en mano “para sacarnos fotos a la salida de este día histórico”, añadió Roxane Pedroza, una joven de 25 años, estadounidense de origen mexicano a quien su esposo hondureño y sus padres --ninguno con derecho a votar-- le “suplicaron” que votara por Obama.

“Pero lo decidiré cuando esté allá adentro”, se ufanó bromeando cuando cumplía dos horas en la cola y tenía unas 40 personas por delante.

Representan nueve por ciento
Jóvenes, cuarentones y algunos septuagenarios estaban poco después del mediodía esperando por votar en varios centros de votación de Los Ángeles, la megalópolis de California donde de los 17.3 millones de electores registrados, 2.6 son de origen hispano, según las cifras del departamento de Estado estadal.

Aunque representan solo el 9% del electorado estadounidense, varios sondeos han indicado que debido a su alta concentración numérica en estados clave, los hispanos --la primera minoría en Estados Unidos con 43 millones de personas-- podrían tener la llave de la Casa Blanca.

“Mi voto siempre ha sido por el partido demócrata y esta vez no va a cambiar, pero además siento empatía con las ideas de Obama, creo que tiene buenas propuestas por el ambiente, la economía y está contra la guerra”, dijo Jeremiah Díaz, de 32 años, quien se escapó unas horas de su trabajo en el laboratorio de Química y Biología de la Universidad de Los Ángeles (UCLA).

Como Díaz la mayoría de los votantes nacidos en Estados Unidos de origen mexicano o guatemalteco no expresaron una esperanza particular en cuanto a los cambios que pueda ofrecer el candidato demócrata en materia migratoria.

“Ya con que mejore la economía, encontremos trabajo, podamos vivir sin la guerra en Irak y con más dinero aquí, yo me doy por contenta y pues si hace algo por nuestras familias sin papeles, mejor pero eso es ya más difícil”, Rosa Flores, una votante primeriza de 20 años que llevaba una chapa con el rostro de Obama.

Según el centro de investigación Pew, el 36% de los 37 millones de habitantes de California son hispanos, el segundo número de la comunidad más importante en Estados Unidos después de Nuevo México, con 45%. En Nevada y Colorado representan el 12% de la población y Florida el 14%.

Aunque el voto de la comunidad no es homogéneo, debido a sus raíces, varias encuestas han revelado que más de 55% de los hispanos apoya a Obama contra un 26% por McCain.

“Yo no sé cuál de los dos será mejor, eso se ve sólo cuando gobiernen”, dijo Manuel Carranza, un obrero de 61 años, negado a revelar su voto mientras esperaba su turno en la calle Mariposa del barrio filipino-latino de Los Ángeles.