• |
  • |
  • END

La tasa de participación en las elecciones presidenciales estadounidenses alcanzó ayer martes un nivel muy elevado y “sin precedentes” en los estados clave susceptibles de pasar de un bando a otro, indicaron autoridades de esos estados.

Pese a una afluencia muy importante, fueron señalados pocos problemas técnicos en Florida, Missouri, Ohio o Virginia, estados en los que el candidato demócrata Barack Obama y el republicano John McCain estaban a la par.

“La participación es asombrosa”, indicó Jean Jensen, encargado de las operaciones electorales para el estado de Virginia, subrayando que más del 40% de los votantes registrados habían votado a las 10H00 (15H00 GMT).

Virginia, un estado tradicionalmente republicano, que cuenta con 13 grandes electores, fue objeto de una campaña muy intensa por parte del bando demócrata, que espera, confiando en los sondeos, ganar allí por primera vez en 44 años.

Según Jensen, los únicos problemas reportados a las autoridades fueron la apertura tardía de dos oficinas de votación, el mal funcionamiento de algunas máquinas de lectura óptica de las boletas y algunas acusaciones de votantes que denunciaban su retiro arbitrario de los registros.

En Missouri, donde, excepto una vez, siempre se votó por el ganador de las elecciones desde 1904, también se vio una concurrencia inédita. “Efectivamente, hemos visto una participación sin precedentes”, indicó a la AFP la directora de comunicación de la secretaría del estado. “Hoy fácilmente batiremos record”, añadió.

Ohio tuvo un buen comienzo ayer martes para alcanzar una participación también récord con un 80%, según la oficina de la Secretaría del Estado.