•   El Cairo, Egipto  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Más de 500 partidarios del expresidente islamista Mohamed Mursi, derrocado por el Ejército, fueron condenados a muerte el lunes en primera instancia por la violencia de mediados de 2013, durante un juicio expeditivo en el marco de una sangrienta represión de los islamistas en Egipto.

De las 529 personas condenadas a la pena capital, solo 153 se encuentran detenidas, y las otras están prófugas, precisaron las fuentes.

Desde que el Ejército derrocó a Mursi el 3 de julio, 1,400 de sus partidarios murieron por la represión y otros miles fueron encarcelados. Diecisiete de los inculpados fueron absueltos.

“Una catástrofe”

Este veredicto, sin precedentes en la historia de Egipto, es “una catástrofe, una mascarada y un escándalo que tendrá consecuencias para Egipto durante años”, protestó Gamal Eid, un experto jurídico que dirige la Red Árabe para la Información sobre los Derechos Humanos.

Tanto Estados Unidos como la Unión Europea afirmaron estar “profundamente preocupados” por estas condenas a muerte.

“Simplemente no parece posible que una revisión justa de la evidencia y los testimonios, conforme a los estándares internacionales, pueda realizarse para 529 acusados tras dos días de juicio”, indicó a la AFP un funcionario del Departamento de Estado.