elnuevodiario.com.ni
  •   Ginebra  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La ONU afirmó hoy que la Justicia egipcia cometió numerosas irregularidades en el juicio masivo en el que 529 partidarios del depuesto presidente Mohamed Mursi fueron condenados ayer a muerte, la mayoría de los cuales ni siquiera estuvo presente en el tribunal.

"El número de sentenciados no tiene precedentes en la historia reciente. La imposición de la pena de muerte en un juicio masivo repleto de irregularidades de procedimiento viola el derecho internacional", declaró hoy el portavoz del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Rupert Colville.

"No es posible que en un juicio como éste, realizado en apenas dos días, se hayan cumplido los requerimientos más básicos para un juicio justo", agregó.

Según la máxima instancia de derechos humanos de la ONU, tres cuartas partes de los acusados no participaron en el juicio, lo que impidió que ejercieran su derecho a la defensa, lo que tampoco pudieron hacer sus abogados, en el caso de los que contaban con uno.

El portavoz explicó que varios sentenciados no tenían abogado defensor y la corte tampoco les asignó uno.

En el caso de los que tenían un representante legal, éstos tuvieron un acceso "insuficiente" a sus defendidos, no se les permitió estudiar los expedientes de forma adecuada y la "evidencia relevante" que presentaron en favor de sus clientes fue descartada por el tribunal, detalló.

Los principales cargos que pesaban contra los condenados eran ser miembros de una organización ilegal (los "Hermanos Musulmanes"), incitación a la violencia, vandalismo, asociación ilegal y el asesinato de un policía.

Colville recordó que "todos los cargos tienen relación con los eventos ocurridos en agosto pasado, después de que el presidente Mohamed Morsi fuera depuesto, mientras que los 'Hermanos Musulmanes' fueron declarados ilegales meses después".

Por tanto, "los cargos exactos contra cada uno de los acusados no fueron claros ni leídos en la corte, lo que también es una irregularidad".

Según la ONU, la pena de muerte sólo puede ser impuesta tras un proceso "que alcance los niveles más elevados de respeto de un juicio justo y del debido proceso", lo que en este caso visiblemente no ocurrió.

El portavoz comentó que, según el testimonio de personas que estuvieron presentes en la sala del juicio, se cometieron irregularidades adicionales, como el hecho de que el juez no llamó a cada acusado por su nombre y tampoco preguntó sobre la representación legal con la que contaban.

Del total de condenados, sólo unos 50 están actualmente detenidos, precisó.

Colville recordó que hay miles de personas detenidas bajo los mismos cargos desde el pasado julio y que la Justicia egipcia se prepara también a juzgar.