•   Rio de Janeiro  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Militares brasileños ingresaron este miércoles al inmenso complejo de favelas de Maré, en los accesos a Río de Janeiro y cerca del aeropuerto internacional, para una misión de reconocimiento antes de la reconquista de ese territorio, informó la TV Globonews.

La operación, realizada conjuntamente con la Policía, busca preparar para comienzos de abril la ocupación de este conjunto de 16 favelas controladas por el narcotráfico, donde viven unas 130,000 personas.

Los policías de élite que ya ingresaron a estas favelas el fin de semana pasado trabajan en la elaboración de un mapa que delimita las zonas de conflicto entre facciones rivales de narcotraficantes.

En busca de armas

Los militares apoyarán a la Policía, por ejemplo en las búsquedas de alijos de armas de narcotraficantes, informó el diario O Globo.

La operación ocurre a menos de tres meses del Mundial de Fútbol que tiene en Río de Janeiro una de sus principales sedes y donde se celebrará la final del torneo, que va del 12 de junio al 13 de julio.

El gobierno de Dilma Rousseff confirmó el lunes que fuerzas del Ejército reforzarán la seguridad en Río de Janeiro tras una ola de ataques sufridos por la Policía en las últimas semanas, atribuidas al crimen organizado.

Narcos o milicias

Río de Janeiro, que además será sede de los Juegos Olímpicos en 2016, lanzó en 2008 una política de ocupación y pacificación de favelas, durante décadas controladas por el narcotráfico o milicias parapoliciales.

Desde esa fecha han sido instaladas 38 Unidades de Policía Pacificadora (UPP) que vigilan 174 favelas, con un personal de 9,500 oficiales.

Desde enero, ocho policías han muerto en ataques perpetrados por el crimen organizado.