elnuevodiario.com.ni
  •   Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Guatemala pidió a Taiwán que amplíe el informe en el que negó supuestos sobornos por 2,5 millones de dólares que según el expresidente guatemalteco Alfonso Portillo (2000-2004) recibió para mantener las relaciones diplomáticas, informó el presidente Otto Pérez.

En declaraciones a medio locales, Pérez señaló que las autoridades de Taiwán deben detallar información sobre el caso, pues en una explicación escrita "hablan de que el destino de los recursos" eran proyectos educativos, "pero los dan a nombre del presidente" Portillo.

"Hay una situación, que creo yo, necesita más explicación" de la ofrecida por el embajador taiwanés, Adolfo Sun, en una misiva enviada al canciller guatemalteco Fernando Carrera el pasado lunes, señaló Pérez.

Según el gobierno de Guatemala, Sun reconoció el desembolso de los recursos, pero aclaró que estaban destinados a apoyar dos programas de educación que el exgobernante solicitó a Taiwán.

Sin embargo, el diplomático no aclaró en la nota el porqué los cheques fueron emitidos a nombre de Portillo y uno, por 500.000 dólares, le fue entregado antes de que asumiera la presidencia el 14 de enero de 2000.

"Si el dinero iba destinado para un programa, pero van a nombre personal (de Portillo), ahí debe haber otra explicación", insistió Pérez.

Según la prensa local, el gobierno de Guatemala ya envió una carta en la que expresa esos cuestionamientos y pide más información sobre el caso.

El pasado 18 de marzo Portillo se declaró "culpable" ante un juez federal de Nueva York por lavar en bancos norteamericanos unos 2,5 millones de dólares, que según dijo recibió del gobierno de Taiwán a cambio de mantener el reconocimiento diplomático de Taiwán, que China considera una isla que le pertenece.

El expresidente estaba acusado originalmente del delito de conspiración para lavar 70 millones de dólares en el sistema bancario estadounidense durante su gestión, pero alcanzó un acuerdo con la Fiscalía en el cual sólo se le acusará por el blanqueo de los sobornos pagados por Taipei.

Aunque el lavado de dinero tiene una pena máxima de hasta 20 años de prisión, con el convenio alcanzado con la parte acusadora Portillo cumpliría hasta seis años de cárcel efectiva.