•   Ciudad del Vaticano  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El papa Francisco defendió ante el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, el derecho de los estadounidenses a la “objeción de conciencia” ante el aborto al término de un encuentro en el Vaticano en el que acordaron luchar para “erradicar el tráfico de seres humanos” en el mundo.

En una breve y fría nota divulgada por la oficina de prensa del Vaticano, se informa que los dos líderes, en un clima “cordial”, abordaron temas candentes para las relaciones entre el Gobierno democrático de Obama y la jerarquía de la Iglesia católica.

Entre esos asuntos delicados figura el derecho de los católicos a la objeción de conciencia en casos de aborto.

La Iglesia católica de Estados Unidos condenó la reforma de la salud adoptada por Obama porque considera que afecta la libertad y los derechos religiosos y lanzó una campaña a favor de la objeción de conciencia en casos de aborto, en particular de médicos y personal paramédico.

La reforma de la salud de Obama incluye el reembolso para los empleados de los gastos para la contracepción y la píldora abortiva.

La migración

El fenómeno de la migración ilegal en Estados Unidos, que afecta a unos once millones de personas, también fue abordado durante la reunión privada entre el papa y Obama, que duró cincuenta minutos.

El pontífice argentino y el primer presidente afroamericano de Estados Unidos se pronunciaron también a favor de “erradicar el tráfico de seres humanos en el mundo”, un fenómeno que afecta gravemente a poblaciones latinoamericanas que entran ilegalmente a ese país.

También encararon el delicado tema de la “reforma migratoria” en Estados Unidos.

Pedido de inmigrantes

Francisco recibió la víspera un pedido de un grupo de inmigrantes que viajó al Vaticano para solicitarle que interceda ante Obama para que frene la deportación de los indocumentados.

El comunicado del Vaticano no menciona si hablaron de la lucha contra la creciente desigualdad social en el mundo, que Obama adelantó que quería hablar con el papa, ya que se identifica con su visión y su lucha contra la pobreza y el hambre.

Francisco y Obama figuran entre las dos personalidades más populares de las redes sociales, con millones de seguidores, y la idea de que se reunieron por primera vez despertó esperanzas en algunos sectores, sobre todo entre los inmigrantes latinoamericanos en Estados Unidos, la mayoría católicos, que ven en Francisco un vocero.

Invitado a EE.UU.

El presidente estadounidense dijo que invitó al papa Francisco a Estados Unidos, en el encuentro histórico.

“Lo he invitado y animado a visitar Estados Unidos y le he dicho que la gente estará encantada de verlo”, dijo Obama en una conferencia de prensa conjunta con el primer ministro italiano, Matteo Renzi, en Roma.

 

 

La objeción de conciencia ante el aborto, la migración y la erradicación del tráfico de humanos en el mundo fueron los tópicos discutidos entre el papa y el presidente de EE.UU., Barack Obama.

 

“Lo he invitado y animado (al papa) a visitar Estados Unidos y le he dicho que la gente estará encantada de verlo”.

Barack Obama, presidente de EE.UU.