•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La comisión de cancilleres de la Unasur que visitó Venezuela para acompañar el diálogo en medio de la crisis política dejó hoy unas primeras recomendaciones para el país entre las que se cuenta deponer todas las acciones violentas y abrazar el respeto a los derechos humanos y al orden democrático.

Los ministros de Exteriores de Argentina, Bolivia, Ecuador, Brasil, Uruguay y Colombia estuvieron en el país el martes y el miércoles de esta semana para "acompañar, apoyar y asesorar" en el diálogo político en Venezuela y sostuvieron reuniones con todos los sectores del país, encuentros que continuarán en los próximos días.

La visita se produjo cuando en el país se siguen produciendo protestas contra el Gobierno de Nicolás Maduro, que hasta el momento han dejado 35 muertos y cientos de heridos, y mientras se mantiene un clima de tensión por los procesos judiciales contra dirigentes opositores, incluyendo a dos alcaldes.

Anoche, antes de su partida, los cancilleres sostuvieron un encuentro final con Maduro, a quien hicieron unas primeras recomendaciones "que el presidente acogió plenamente", según dijo el ministro de Exteriores de Venezuela, Elías Jaua, tras la reunión.

Sin embargo, fue hoy cuando se pudieron conocer las primeras impresiones de los cancilleres a través de un comunicado difundido previo al informe final aunque el Gobierno ya respondió a una recomendación de los ministros al crear este jueves un Consejo Nacional de Derechos Humanos adscrito a la Presidencia.

"La Comisión ha identificado en sus contactos un firme rechazo de todos los sectores a los lamentables actos recientes de violencia, condenando a cualquier tentativa de ruptura del orden democrático y manifestando su compromiso con el respeto de todos los derechos humanos", dice la comisión de cancilleres en un comunicado.

"En este sentido, considera que se debe asumir el compromiso de deponer todas las acciones violentas en Venezuela", agregaron.

Se indica que "la Comisión reconoce la apertura y disposición" de Maduro de acoger las recomendaciones realizadas, "y especialmente celebra la voluntad de acordar un testigo de buena fe que facilite el diálogo entre todas las partes", una solicitud que fue hecha por la oposición el primer día de reuniones con los cancilleres.

Los cancilleres también señalaron que "todos los sectores" manifestaron la necesidad de moderar el lenguaje" para generar un ambiente pacífico, lo que reiteró hoy la canciller de Colombia, María Ángela Holguín.

"Uno de los temas que se conversaron es el tema del lenguaje que se utiliza en Venezuela, ese lenguaje que es descalificador, bastante fuerte. Y todas las fuerzas políticas manifestaron que hay que empezar con un desarme del lenguaje", afirmó la canciller.

Durante la visita a Caracas, los ministros pudieron conocer las impresiones del conflicto que tienen los dirigentes opositores y oficialistas, así como estudiantes, empresarios, activistas de derechos humanos, representantes de la Fiscalía y el Tribunal Supremo de Justicia, además de miembros de la Iglesia católica.

El vicepresidente de Venezuela, Jorge Arreaza, anunció hoy que el Gobierno atendió a la recomendación que hizo la Unasur de crear una oficina de derechos humanos que funcione desde el Ejecutivo nacional y que se creó "no una oficina solamente", sino un Consejo Nacional de Derechos Humanos.