• NUEVA YORK |
  • |
  • |
  • AP

La mayoría demócrata en el Congreso se volvió más amplia y fuerte en los históricos comicios del martes, aunque en el Senado no consiguió la mayoría de 60 escaños que le habría dado un poder casi ilimitado sobre la legislación.

Candidatos demócratas derrotaron a republicanos en Carolina del Norte y Nueva Hampshire y añadiendo tres escaños anteriormente en manos de republicanos que se retiraron, para aumentar su ventaja al menos a 56-44.

En la Cámara de Representantes, los demócratas consolidaron su control de los estados del noreste y ganaron terreno en el sur, añadiendo al menos 15 escaños a los 30 que tomaron en el 2006. Con menos de 10 contiendas aún sin decisión, el partido parecía dirigirse a una ganancia de 20 escaños.

El jefe de la bancada demócrata del Sentado, Harry Reid, atribuyó los avances a la popularidad del proyecto de Obama.

"Hemos tenido una buena noche", declaró Reid a la AP. "Obama hizo una gran campaña, inspiró a millones de personas".

Los triunfos demócratas en el Senado incluyeron una inesperada victoria de Kay Hagan frente a la representante de Carolina del Norte, Elizabeth Dole, prominente figura del Partido Republicano y esposa del ex candidato presidencial Bob Dole.

En Virginia, el ex gobernador demócrata Mark Warner venció a otro ex gobernador, el republicano Jim Gilmore, por la banca dejada vacante por el republicano John W. Warner tras cinco períodos en la legislatura.

En el oeste, los demócratas Mark Udall (Arizona) y su primo Tom Udall (Nuevo México) se quedaron a su vez con bancas desocupadas por republicanos que no se volvieron a postular.

En Nueva Hampshire, el senador republicano John Sununu cayó ante la demócrata Jeanne Shaheen, quien lo describió como el "hermano diabólico" de George W. Bush.

Según resultados preliminares, 12 demócratas y 14 republicanos retuvieron sus asientos.

En el Senado había 35 bancas en juego. Los demócratas esperaban añadir nueve a las 51 que ya tenían y llegar a las 60, lo que les permitiría evitar maniobras obstruccionistas. Pero esa meta parecía inalcanzable.

En la cámara baja, los demócratas arrebataron escaños a republicanos en todas las regiones, añadiendo al menos 19 a los 30 que habían tomado en el 2006. Los demócratas veían ganancias potenciales en al meno cino contiendas aún no decididas.

Antes de los comicios del martes, los demócratas controlaban la Cámara de Representantes 235-199.

La presidenta de la cámara baja Nancy Pelosi dijo que la primera tarea de los demócratas era una sesión para promulgar rápidamemte otro paquete de estímulo económico, pero advirtió que tomará tiempo para conseguir las prioridades del partido.

"El país debe ser gobernado desde el centro", dijo Pelosi. "Hay que unir a la gente para alcanzar un consenso sobre soluciones que sean sonstenibles y aceptables para el pueblo estadounidense".