• Brasilia |
  • |
  • |
  • AP

Los presidentes de Latinoamérica y el Caribe celebraron el miércoles la victoria del demócrata Barack Obama en Estados Unidos y abogaron porque su llegada a la Casa Blanca marque el inicio de una relación más estrecha con la región.

El presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva destacó ante periodistas como "un hecho extraordinario la elección del primer negro en la historia de Estados Unidos y sobre todo de una persona que ha demostrado competencia política". Lula, quien también hizo historia como el primer obrero en alcanzar la presidencia, dijo que espera que Obama "tenga una relación más dirigida al desarrollo productivo de América Latina... una política más activa hacia América Latina".

La victoria de Obama tuvo una cálida recepción en Venezuela. La cancillería informó que el presidente Hugo Chávez está dispuesto a "establecer nuevas relaciones" con la futura administración demócrata, después de una conflictiva relación con el gobierno del saliente George W. Bush, cuyo embajador fue expulsado en septiembre por el gobierno venezolano.

No hubo reacción del gobierno cubano, pero el diario Granma, órgano oficial del Partido Comunista, tituló en su primera plana del miércoles "Obama a la Casa Blanca".

Héctor Palacios, de la organización disidente ilegal Unidad Liberal, entregó a reporteros una copia de una carta dirigida a Obama en la que expresó su esperanza de que "su mandato será la renovación que elimine las trabas que nos impiden poner fin a la tiranía que sufre nuestro pueblo".

El presidente colombiano Alvaro Uribe, el más cercano aliado en la región a la administración de Bush, dijo por radio Caracol: "Felicitaciones al presidente Obama y felicitaciones al pueblo de los Estados Unidos por esa gran democracia que es motivo de admiración y por supuesto tenemos que seguir trabajando y buscando el apoyo para mantener una coordinación en la política contra el narcotráfico, contra el terrorismo".

El presidente de México, Felipe Calderón, en una carta a Obama reiteró el compromiso de su gobierno de fortalecer y profundizar la relación bilateral y confió en que el vínculo entre ambos países iniciará una nueva etapa de progreso basada en la corresponsabilidad, el diálogo y la confianza.

El mandatario boliviano Evo Morales pidió al presidente electo "levantar el bloqueo económico a Cuba y retirar las tropas (estadounidenses) de algunos países. Es histórica (la elección) por cierto, seguro que va a seguir haciendo historia. También estoy seguro de que va a mejorar las relaciones" entre los dos gobiernos.

Morales expulsó en septiembre al embajador estadounidense en La Paz por su presunta injerencia en asuntos internos y la semana pasada despojó de autorización para que la DEA opere en Bolivia.

En Nicaragua, el presidente Daniel Ortega calificó como "un milagro que los Estados Unidos tengan por primera vez a un presidente negro, que ha manifestado su disposición de diálogo con los países latinoamericanos... y de revisar los tratados de libre comercio".

La presidenta argentina Cristina Fernández felicitó a Obama por "haber logrado interpretar los sueños y las esperanzas del pueblo americano" y consideró que su elección es "un gran hito" para acabar con la discriminación y fomentar la igualdad.

La presidenta chilena Michelle Bachelet también le deseó a Obama "éxito en su gestión". En el mismo sentido se pronunciaron los presidentes Leonel Fernández de República Dominicana, Tabaré Vázquez de Uruguay.

El canciller peruano José Antonio García Belaunde señaló que "desde la elección de (John) Kennedy no ha habido un candidato que haya despertado esas expectativas, esperanzas e ilusiones" que Obama; el canciller panameño Samuel Lewis consideró que la victoria del senador demócrata "a todas luces es positivo y abre perspectivas muy positivas para el mundo y para Panamá".