•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El salvadoreño Juan Elías García, en la lista de los más buscados por el FBI y extraditado a Estados Unidos desde Nicaragua para responder por la muerte de una mujer y su hijo de dos años, se declaró hoy no culpable de los cargos en una corte federal en Nueva York, informó la Fiscalía.

García, de 21 años y señalado por pertenecer a la pandilla Mara Salvatrucha (MS-13), se declaró no culpable, a través de una intérprete, de los cargos de conspirar para asesinar y porte ilegal de armas.

El juez decretó para él prisión sin derecho a fianza durante una audiencia en la Corte Federal de Central Islip en Long Island, donde ocurrieron los hechos en febrero de 2010.

El salvadoreño era buscado por el asesinato en 2010 de su exnovia Vanesa Argueta, de 19 años de edad, y del hijo de ésta, Diego Torres, de 2 años, cuyos cuerpos abandonó en el bosque donde les quitó la vida.

Argueta estaba relacionada con las pandillas rivales Calle 18 y Latin Kings, y García pensó que les había dado información, por lo que, con el permiso de su jefe del M-13, Heriberto Martínez, se vengó de ella ayudado por Adalberto Ariel Guzmán y René Méndez Mejía, según el FBI.

Cómplices esperan sentencia

Mejía se declaró culpable, Guzmán fue declarado culpable por un jurado y ambos esperan sentencia, mientras que Martínez fue condenado a tres cadenas perpetuas y 60 años de prisión.

García, conocido como "Crucito", era el único que estaba prófugo y el viernes pasado se entregó a las autoridades en Nicaragua. El Gobierno de Estados Unidos había ofrecido una recompensa de hasta 100.000 dólares por información que condujera a su detención.

Un nutrido grupo de familiares de Argueta acudieron hoy a la audiencia mostrando pines con la foto de la mujer asesinada, mientras que algunos familiares de García también estuvieron presentes en la corte, aunque nadie hizo comentarios.