elnuevodiario.com.ni
  •   Seúl  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El dirigente de Corea del Norte, Kim Jong-Un, calificó de "muy grave" la situación en la península coreana, donde se ha registrado en los últimos días un recrudecimiento de las tensiones.

"La situación actual es muy grave", dijo el máximo líder norcoreano en una reunión celebrada el martes con responsables militares, según informa este miércoles la agencia oficial norcoreana KCNA.

Kim acusa a Seúl y a Washington de burlarse de las señales de apertura realizadas por el norte y de ser responsables de las fricciones actuales.

Las dos Coreas han protagonizado en los últimos días un intercambio de tiros en el mar y nuevas amenazas de un ensayo nuclear por Pyongyang.

"Estados Unidos y otras fuerzas hostiles, que ignoran nuestra magnanimidad y buena voluntad, han intensificado sus maniobras militares para aniquilar nuestra república políticamente, aislarla económicamente y aplastarla militarmente", declaró el joven líder, de unos treinta años que llegó al poder a la muerte de su padre a finales de 2011.

El ejército y el pueblo norcoreanos no aceptarán esta "hostilidad estadounidense" y la convertirán "en pequeños pedazos", advirtió.

Como suele ser habitual, la retórica de Kim Jong-Un está dirigida en primer lugar para consumo interno y las frases más belicosas no estaban traducidas del coreano al inglés en el artículo de KCNA.

Las relaciones entre Seúl y Pyongyang conocieron un inicio de año relativamente tranquilo, marcado por un encuentro de alto nivel entre responsables de los dos países y una reunión -de unos días- de miembros de familias separadas por la guerra de Corea (1950-1953).

El inicio de las maniobras anuales conjuntas entre las fuerzas surcoreanas y estadounidenses provocó las habituales protestas del Norte, aunque menos violentas que el año pasado.

Pero desde hace varios días, Corea del Norte subió el tono y procedió a varios ensayos de misiles de corto alcance y la semana pasada, de misiles de medio alcance.

El domingo, amenazó con un cuarto ensayo nuclear y el lunes efectuó ejercicios en el mar Amarillo, cerca de la frontera marítima entre las dos Coreas que no acepta. Los soldados de un lado y otro intercambiaron disparos de obús, sin causar heridos.