•   Bruselas  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La Unión Europea (UE) y Estados Unidos prometieron este miércoles ayudar a Ucrania a hacer frente a una penuria energética y expresaron su inquietud por lo que consideran el uso de parte de Moscú del “arma energética”, tras la decisión de dejar sin efecto el descuento al gas que importa Kiev.

“Ningún país debería utilizar la energía para impedir las aspiraciones de la población. No debería usarse como un arma”, dijo el secretario de Estado estadounidense, John Kerry.

Agresión

“No podemos permitir que sea utilizada como un arma política o un instrumento de agresión”, dijo Kerry en Bruselas al día siguiente de que el gigante ruso Gazprom, controlado por el Kremlin, anunciara que ponía fin al descuento acordado en diciembre a las compras ucranianas de gas ruso.

Ucrania consume 50,000 millones de metros cúbicos de gas por año.