•   Monrobia y Naibori  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El número de personas muertas por el ébola asciende a 84 en Guinea Conakry, informó hoy Médicos Sin Fronteras (MSF), que está trabajando en ese país para frenar la epidemia.

"Hasta la fecha, las autoridades sanitarias guineanas han informado de 134 casos sospechosos y 84 muertes", precisó la organización humanitaria en un comunicado emitido desde la capital guineana, Conakry.

"Nuestros esfuerzos se centran en contener la epidemia, lo que se lleva a cabo mediante la detección de los enfermos y su aislamiento del resto de la población", señaló Anja Wolz, coordinadora de emergencia de MSF en Conakry.

Según Wolz, "aunque no hay cura para esta enfermedad, se puede reducir su alta mortalidad abordando los síntomas".

MSF recuerda que el brote que azota a ese país es "la cepa de Zaire del virus del ébola", que puede alcanzar un índice de mortalidad de hasta el 90 por ciento.

Sin embargo, los pacientes que reciben asistencia médica tienen "entre un 10 y un 15 por ciento más de posibilidades de sobrevivir", señaló Michel Van Herp, epidemiólogo de la organización presente en Guinea.

En Liberia

El ministro de Salud y Bienestar Social de Liberia, Walter Gwenigale, confirmó hoy la muerte de dos personas más por el virus del ébola, con lo que ya son siete las víctimas de la fiebre hemorrágica en este país de África Occidental.

Una de las dos nuevas víctimas es la hermana de una mujer que falleció al contraer el virus en el condado de Lofa, en el norte del país, cerca de la frontera con Guinea Conakry, donde comenzó el brote del ébola hace unas semanas.

Tras contagiarse de su hermana, a la que estuvo cuidando en Lofa, la mujer viajó a una fábrica de sopa de pollo en Gardnersville (un distrito de Monrovia) y luego se trasladó a las inmediaciones de la factoría de Firestone, a unos 50 kilómetros de la capital, precisó el ministro en rueda de prensa.

La víctima murió allí y dejó atrás a su hijo, que ha sido puesto en cuarentena tras presentar síntomas de la enfermedad.

El segundo de los dos nuevos casos registrados en Liberia es un pastor de Bassa de 25 años.

El joven falleció en el Tapita Hospital, en el condado de Nimba (noreste de Liberia), a los pocos minutos de ser ingresado para recibir tratamiento.

A la espera de obtener los resultados sobre su contagio en el laboratorio, el ministro concluyó que se trataba del ébola por los síntomas que presentaba.

"El ébola es real y ha llegado a Liberia. Ningún liberiano debería tomárselo a broma", advirtió.

El brote

El virus del ébola, que surgió por primera vez en 1976 en Zaire (actual República Democrática del Congo) y Sudán, se transmite por contacto directo con la sangre y los fluidos y tejidos corporales de las personas o animales infectados.

El ébola, que ha causado numerosas muertes en África en los últimos años y es una amenaza para la salud global, es considerado asimismo como un posible agente de guerra biológica.