•   Bangkok  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Miles de tailandeses seguidores de los llamados “camisas rojas” se movilizaron ayer para mostrar su apoyo al Gobierno de la primera ministra Yingluck Shinawatra, asediado desde hace meses por la justicia y por las protestas de grupos antigubernamentales.

El Frente Unido para la Democracia y contra la Dictadura (UDD), nombre oficial del colectivo, espera convocar durante tres días a unos 700,000 seguidores en una avenida a las afueras de Bangkok.

El portavoz del UDD, Thanavuth Vichaidith, defendió el carácter pacífico de la movilización, y aseguró que esta ha sido organizada para evitar cualquier enfrentamiento con los opositores al Gobierno, que siguen acampados en un parque del centro de la ciudad.

Los “camisas rojas” quieren mostrar su oposición a los intentos de forzar la dimisión del Ejecutivo y de la primera ministra, quien se enfrenta a varios casos abiertos en la Comisión Anticorrupción y el Tribunal Constitucional, los cuales podrían costarle la inhabilitación.

Quieren apropiarse del poder

El presidente del UDD, Jatuporn Prompan, acusó al tribunal de intentar apropiarse del poder que corresponde al Legislativo y al Ejecutivo.

“El UDD no puede permitir que esto ocurra, y es por lo que sentimos la necesidad de manifestarnos estos tres días”, según declaraciones de Jatuporn recogidas por el diario “Bangkok Post”.

El Constitucional admitió el pasado miércoles la demanda por abuso de poder que un grupo de 27 senadores presentó contra Yingluck, por el relevo presuntamente improcedente de un funcionario en 2011, y que en dos semanas podría costarle el cargo a la primera ministra.

Dos días antes, Yingluck declaró ante la Comisión Anticorrupción por su presunta negligencia en la gestión de un programa de subsidios al arroz en un caso que también podría costarle la inhabilitación.

La misma comisión ha presentado cargos contra 308 diputados del Gobernante Puea Thai por promover una enmienda a la Constitución. Además de este frente judicial, el Gobierno se enfrenta a la presión de los antigubernamentales, que desde noviembre han ocupado ministerios, edificios oficiales y varias calles de Bangkok, en unas movilizaciones que han causado 24 muertos y centenares de heridos.

 

Los antiguberna-mentales quieren que un consejo no electo sustituya al Ejecutivo y reforme el sistema.