• San José, Costa Rica |
  • |
  • |
  • AFP

El tribunal electoral de Costa Rica dio luz verde el miércoles a la recolección de firmas para someter a un referendo las uniones entre homosexuales, lo que es visto con preocupación por dirigentes de la comunidad gay, sobre todo tras el rechazo en California, Estados Unidos, de este tipo de uniones.

Dos abogados opuestos a legalizar estas uniones, Víctor Emilio Granados y Alexandra Loría, pidieron hace tres meses al Tribunal Supremo de Elecciones permiso para recoger las firmas necesarias para someter el tema a un referendo, mientras el Congreso de Costa Rica debate un proyecto de ley para autorizarlas.

Los dirigentes de la comunidad gay han expresado su rechazo al referendo, pues consideran que se trata de una maniobra de sectores conservadores para impedir que la Asamblea Legislativa apruebe uniones entre personas del mismo sexo.

El tribunal electoral aprobó el miércoles el formulario impreso que se utilizará en la recolección de firmas, dando luz verde a un proceso que puede conducir al veredicto de las urnas.

Los promotores --que correrán con todos los gastos de esta cruzada-- deberán reunir al menos 136.751 firmas, el 5% del padrón electoral, para lograr que el tribunal convoque al referendo, de acuerdo a la ley.

Loría dijo a la prensa que unos 200 voluntarios trabajarán en la recolección de firmas, la que se llevaría a cabo en lugares públicos como parques, escuelas y templos.

En las elecciones del martes, los votantes de California, en la costa oeste de Estados Unidos, dieron la espalda al casamiento homosexual, que había sido aprobado en mayo por la Corte Suprema del estado.

Una mayoría de californianos votó a favor de una enmienda que valida "sólo el matrimonio entre un hombre y una mujer", dejando en el limbo a miles de parejas del mismo sexo ya casadas, lo que aumentó la inquietud de dirigentes de la comunidad gay costarricense.

El grupo GLTB (Gay, Lésbico, Transexual y Bisexual), uno de los más activos de la comunidad homosexual costarricense, reiteró su rechazo al referendo e insistió en que el tema sea resuelto por la Asamblea Legislativa, donde existen posibilidades de que estas uniones sean aprobadas.

El portavoz de GLTB, Abelardo Araya, confía en que si no es posible detener el referendo, al menos sea pospuesto hasta 2012, "porque en febrero de 2010 entramos a las elecciones".

La ley prohíbe realizar referendos cerca de las elecciones nacionales, en las que se elige el nuevo presidente y se renueva el Congreso.

De cualquier forma, de llevarse a cabo, el resultado del referendo es incierto.

En octubre de 2007, los grupos que recogieron firmas para convocar a un referendo que rechazara el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, sufrieron una gran decepción cuando éste fue aprobado en las urnas.

Líderes católicos y evangélicos costarricenses han expresado su rechazo a las uniones homosexuales.