• |
  • |
  • END

El presidente electo de Estados Unidos, el demócrata Barack Obama, comenzó a preparar la transición hacia la Casa Blanca, y ya anunció algunos de los colaboradores que lo acompañarán en ese proceso, mientras crece la expectativa por conocer la integración de su futuro gabinete.

Pasada la euforia luego de una victoria sin discusión ante el republicano John McCain --al que derrotó por casi 8 millones de votos (52% contra 46%)-- Obama comienza a perfilar su gobierno que deberá, antes que nada, anunciar cómo abordará la crisis económica que enfrenta Estados Unidos.

El futuro presidente, primer negro que llega a la Casa Blanca, dio a conocer el primer nombre de su equipo, Rahm Emanuel, representante por su estado de Illinois (norte) en el Congreso y uno de sus más estrechos colaboradores, que fungirá como jefe del gabinete que entrará en funciones el día de la investidura, el 20 de enero.

El Partido Demócrata anunció en la noche del miércoles el equipo de 13 personas que comandará la transición, un proceso durante el cual el futuro equipo de gobierno toma conocimiento al detalle de los principales asuntos oficiales en marcha.

Muchos de los integrantes de este equipo pertenecieron al gobierno de Bill Clinton (1993-2001), como uno de los co presidentes del grupo, John Podestá, secretario general de la Casa Blanca de 1998 a 2001.

Los otros dos co presidentes son Valerie Jarrett, una consejera cercana a Obama; y Pete Rouse, jefe de su equipo en el Senado.

También figuran en el grupo la gobernadora de Arizona, Janet Napolitano; el ex secretario de Comercio de Clinton, William Daley; el ex secretario de Transporte y Energía de Clinton, Federico Peña; y la consejera de Obama para temas internacionales, también miembro del gobierno Clinton, Susan Rice.

El enigma: finanzas
Sin embargo, la expectativa mayor está puesta en quién será el próximo secretario del Tesoro, en momentos en que el país enfrenta su peor crisis financiera desde 1930, y las perspectivas para la economía estadounidense apuntan a una contracción en 2009 (-0,7% según cifras del FMI divulgadas este jueves).

Obama tiene un equipo de asesores económicos que incluye a dos ex secretarios del Tesoro de Clinton: Robert Rubin y Lawrence Summers. También suenan los nombres del presidente de la Reserva Federal (Fed) de Nueva York, Tim Geithner; y el del ex presidente de la Fed estadounidense Paul Volcker.

Sin embargo, algunos observadores en Washington barajan la posibilidad de que la persona escogida sea un nombre nuevo y sin afiliación con empresas que actúan en los mercados de valores, a las que Obama criticó durante la campaña y atribuyó parte de la responsabilidad de la crisis.

El apoyo del Congreso
Obama, que asumirá luego de ocho años de gobierno de George W. Bush, contará con un instrumento fundamental a la hora de tomar medidas para acabar con una crisis que ha golpeado los niveles de empleo y consumo de Estados Unidos.

Las elecciones del martes le dieron un respaldo histórico en el Congreso estadounidense, donde su Partido Demócrata tendrá una mayoría de 252 escaños de un total de 435 en la Cámara de Representantes, y una bancada de 56 curules en el Senado de un total de 100.

La elección de Obama, que reemplazará a un presidente impopular en Estados Unidos y en el resto del mundo, desató una ola de pedidos para su futuro gobierno, en particular en el plano comercial.

Más proteccionistas que los republicanos, los demócratas han criticado algunos acuerdos comerciales negociados por la administración Bush, y el propio Obama ha señalado que revisará tratados como el de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA o TLCAN) con México y Canadá.

Este jueves, China --uno de los principales socios comerciales de Estados Unidos-- le pidió a Obama que mantenga abierto el mercado estadounidense.

Colombia, el principal aliado regional de Estados Unidos, muestra preocupación por el mantenimiento de los niveles de ayuda militar a través el Plan Colombia, y en particular por la aprobación de un Tratado de Libre Comercio firmado con la administración Bush que los demócratas bloquean en el Congreso.

Obama no ha hablado desde el discurso que dio en un parque de Chicago ante más de 200,000 personas tras conocerse su victoria en la noche del martes.