elnuevodiario.com.ni
  •   Bogotá, Colombia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FARC), que desde noviembre de 2012 negocian en Cuba un acuerdo de paz con el Gobierno colombiano, ha intensificado sus acciones bélicas en las últimas semanas en el país, hecho que parece estar relacionado con la proximidad de las elecciones presidenciales de mayo.

Las partes concluyeron este viernes en La Habana el decimotercer ciclo de los diálogos en el cual las FARC pidieron al Gobierno del presidente Juan Manuel Santos, un "verdadero compromiso" con la paz, un reclamo como el que le hace a ese grupo guerrillero la sociedad colombiana cansada de la violencia.

Y es que mientras en Cuba avanzan las negociaciones, en Colombia las FARC se las arreglan para seguir atentando contra policías, militares y civiles y contra la infraestructura energética.

Pese a que desde que se iniciaron los diálogos en La Habana el país ha vivido periodos de relativa tranquilidad, últimamente se han recrudecido los ataques, principalmente en el suroeste, con un saldo de quince policías muertos en esta ofensiva, nueve de ellos en el departamento de Nariño, limítrofe con Ecuador.

El caso que más ha conmocionado a los colombianos fue el del mayor Germán Méndez Pabón y su compañero, el patrullero Edílmer Muñoz Ortiz, quienes fueron secuestrados por miembros de las FARC en marzo pasado y sus cadáveres con señales de tortura fueron encontrados tres días después en una zona rural de Nariño, un crimen que Santos calificó de "vil asesinato (que) no va a quedar impune".

A eso se suma una cadena de atentados contra la red de oleoductos que ha paralizado por semanas las exportaciones de crudo y causó el despido de 500 trabajadores de empresas contratistas de la estadounidense Occidental en los campos Caño Limón y Caricare, en Arauca, frontera con Venezuela.