•   Ciudad del Vaticano  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El papa Francisco pidió ayer públicamente perdón por los abusos sexuales cometidos con niños por “bastantes” sacerdotes, casos por los que la Iglesia Católica ha sufrido severas críticas en los últimos años.

Jorge Bergoglio, en una intervención pública de la que no se esperaba en principio referencia al asunto, aseguró además que la Iglesia no dará ningún “paso atrás” al abordar esta cuestión.

El papa argentino precisó que no habrá “un paso atrás en lo que se refiere al tratamiento de estos problemas y a las sanciones que se deben poner” y agregó: “Tenemos que ser muy fuertes. Con los chicos no se juega”.

La declaración se produjo cuando Bergoglio pronunciaba unas palabras ante la Oficina Internacional Católica de la Infancia (BICE).

Interpelado

El pontífice interrumpió un discurso que tenía preparado para improvisar algunas palabras, que pronunció en español y en las que pidió perdón por el mal perpetrado por sacerdotes a niños.

“Me siento interpelado a hacerme cargo de todo el mal que algunos sacerdotes, bastantes, bastantes en número, no en comparación con la totalidad (han hecho). (Quiero) hacerme cargo de pedir perdón del daño que han hecho por los abusos sexuales de los niños”, afirmó el Papa.

Posteriormente, Bergoglio prosiguió su discurso explicando que “en una sociedad bien constituida los privilegios solo deben ser para los niños y los ancianos, porque el futuro de un pueblo está en manos de ellos”.

El Papa no había pedido hasta el momento perdón por esos casos de abusos sexuales a niños por parte de sacerdotes, conocidos en diversas diócesis de todo el mundo y que han suscitado duras críticas.

Heridas profundas

Hasta ahora se tenía constancia de sus declaraciones en una entrevista publicada en el diario italiano “Corriere della Sera”, el pasado 5 de marzo, en la que manifestaba que “los casos de abusos son tremendos porque dejan heridas profundísimas”.

Francisco también defendía, sin embargo, que “la Iglesia Católica es tal vez la única institución pública que se ha movido con transparencia y responsabilidad (en estos casos).

“Nadie ha hecho tanto. Y, sin embargo, la Iglesia es la única en ser atacada”, dijo.

Tras estas declaraciones, la asociación estadounidense de víctimas de pederastas sacerdotes, SNAP, había criticado “una mentalidad arcaica y defensiva”, acusando a Francisco de “no hacer nada, literalmente nada”.

 

"Me siento interpelado a hacerme cargo de todo el mal que algunos sacerdotes, bastantes en número, han hecho".

Papa Francisco