•   Sídney, Australia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Mientras la búsqueda se intensifica y acota, el primer ministro australiano, Tony Abbott, dijo este viernes en China estar "muy seguro" de que las señales acústicas detectadas son de una caja negra del avión del vuelo MH370 de Malaysia Airlines.

El Centro Conjunto de Coordinación de Agencias, JACC, encargado de organizar las operaciones en Perth (oeste de Australia), señaló este sábado de mañana que la búsqueda fue aún más acotada para encontrar los restos del aparato desaparecido el 8 de marzo, cuando cubría el trayecto Kuala Lumpur-Pekín con 239 personas a bordo, dos tercios de éstas ciudadanos chinos.

Cuatro señales fueron detectadas por una sonda hidrófona estadounidense remolcada a baja velocidad por un navío de la armada australiana, el "Ocean Shield". Una quinta señal fue captada por un pequeño sonar flotante lanzado en la zona, pero podría no estar vinculada al avión, había anunciado el viernes la JACC.

"Hemos reducido mucho el área de búsqueda y estamos muy seguros de que las señales que estamos detectando son de la caja negra" que registra los parámetros de vuelo y las comunicaciones de los pilotos, dijo Abbott desde Shangai, según la cadena Sky News, antes de encontrarse con el presidente chino Xi Jinping.

En Pekín, éste agradeció a Abbott por los esfuerzos de Australia para encontrar al avión, mientras el segundo le retribuyó por la de China, según informó la agencia Xinhua.

Australia está al frente de las tareas de búsqueda del Boeing 777 desde que el operativo se trasladó hacia el sur del Océano Índico.

El vasto dispositivo naval y aéreo desplegado en la zona donde el avión probablemente se estrelló no había dado resultados hasta la detección, el fin de semana pasado, de señales emitidas en alta frecuencia, idénticas a las de las balizas de las cajas negras de avión.

Continúa una carrera contrarreloj


Los investigadores se han lanzado en una carrera contrarreloj para ubicar las cajas negras antes que sus balizas sonoras se extingan definitivamente al agotarse sus baterías, cuya duración, en teoría, es de unos 30 dias.

"Sin embargo, estamos entrando en la etapa en la que la señal que estamos seguros es de la caja negra, que empieza a agotarse", subrayó Abbott en Shanghai.

La navegación de otros barcos está prohibida en las proximidades con la finalidad de evitar contaminación sonora, pero todavía una decena de aviones sobrevolaban este sábado buscando en un área de más de 41,000 km2 de superficie marítima.

La zona en el que el "Ocean Shield" sondea el fondo del mar, en cambio, apenas abarca unos pocos kilómetros cuadrados y está ubicada a 2.312 km al noroeste de Perth.

El 'Ocean Shield' "continúa haciendo rastrillajes cada vez más concentrados con la sonda hidrófona para intentar detectar nuevas señales", explicó el viernes el reponsable de las operaciones de búsqueda, Angus Houston, en un comunicado.

"Esperamos conseguir el máximo de información antes de que la señal desaparezca", dijo Abbott, quien no quiso entrar en más detalles antes de informar al presidente chino Xi Jinping sobre el estado de la investigación.

Alrededor de las dos terceras partes de las 239 personas a bordo del vuelo MH370 eran chinas.
Vuelos sin resultados


Más de un centenar de vuelos sobre áreas a gran distancia de la costa oeste de Australia no lograron hasta ahora encontrar resto alguno del avión, y solo cuatro señales breves fueron captadas por el buque australiano "Ocean Shield" utilizando los sofisticados equipos estadounidenses.

Las dos primeras fueron analizadas y se determinó que correspondían a las señales emitidas por las cajas negras.

Los familiares de los pasajeros chinos han acusado a la compañía Malaysia Airlines y a las autoridades de ese país de haber manejado mal todo el asunto desde el comienzo y disimulado o escondido información, lo que ha provocado tensiones entre Pekín y Kuala Lumpur.

La última consecuencia tangible fue la decisión de China de postergar 'sine die' el envío a Malasia de una pareja de osos panda, que en el marco de un acuerdo que data de 2012, sería cedida en préstamo por diez años en el marco de "la diplomacia del panda", muy cara a Pekín.

Las investigaciones sobre la desaparición del vuelo MH370 examina diferentes escenarios posibles: un desvío, un acto de sabotaje e, inclusive, un acto desesperado de un pasajero o de un miembro de la tripulación. Pero, hasta ahora ningún elemento material ha permitido privilegiar cualquiera de estas hipótesis.