•   Valparaiso  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Once helicópteros, seis aviones y 2,000 efectivos militares y de carabineros seguían luchando este lunes para controlar los focos del peor incendio registrado en la historia del puerto chileno de Valparaíso, que acabó con la vida de 12 personas.

Durante la madrugada del lunes, los focos del incendio reactivados el domingo quemaron unas 250 viviendas más, dijo a radio ADN el ministro del Interior, Rodrigo Peñalillo.

A diferencia del domingo, cuando el viento y las altas temperaturas ayudaron a propagar el fuego, para este lunes se esperaban temperaturas más bajas y una mayor humedad, elementos que podrían ayudar al control de las llamas.

La presidenta Michelle Bachelet suspendió un viaje previsto a Argentina y se reunió este lunes con los ministros del comité de emergencias. Las autoridades esperaban poder controlar el fuego en las próximas 48 a 72 horas y luego investigar el origen del siniestro, realizar una evaluación de los daños e iniciar la reconstrucción.

8 mil damnificados

Según el último balance oficial, el incendio destruyó por completo 2,000 viviendas, dejó 8,000 damnificados y 10,000 evacuados, de los que 1,200 pasaron la noche en albergues y el resto en casas de familiares o amigos.

De los 12 fallecidos, la mayoría eran personas mayores que no lograron salir a tiempo de sus viviendas, como una pareja de ancianos que se negó a dejar su casa y fue encontrada calcinada, abrazados en su cama, explicaron sus vecinos a medios locales.

El fuego iniciado el sábado por la tarde ha quemado 850 hectáreas hasta el momento. Tiene un perímetro de 22 kilómetros y unos 6 kilómetros de largo, según la Corporación Nacional Forestal (Conaf).

Las llamas afectaron los cerros donde residen los sectores más pobres, con casas de madera y lata que se encaraman en las pendientes, a veces sin permisos de construcción y lejos de los grifos de agua que necesitan los Bomberos para combatir las llamas.