•  |
  •  |
  • END

El gobierno de Bolivia informó este viernes que el director de la DEA en Bolivia y otros funcionarios de esta oficina antidrogas de Estados Unidos abandonaron el país tras la suspensión de sus actividades, decidida el pasado sábado por el presidente Evo Morales.

El ministro de Gobierno (Interior), Alfredo Rada, informó en conferencia de prensa y sin citar nombres que algunos funcionarios, entre ellos “el director de la DEA en Bolivia y siete agentes han salido ya del país con rumbo al Perú”.

“Nos parece que está bien, que es lo correcto, porque habiéndose suspendido indefinidamente las actividades de la DEA en Bolivia no tiene ningún justificativo que sus funcionarios o agentes continúen en el país”, agregó.

A su juicio, los funcionarios de la DEA saben “a estas alturas” que el gobierno “está hablando en serio” cuando dice suspensión indefinida de sus actividades en Bolivia.

Morales, que expulsó al Embajador de Estados Unidos, Philip Goldberg, en septiembre, acusándolo de conspirar contra su gobierno, anunció el sábado pasado que suspendía las actividades de la DEA en su país bajo sospecha de injerencia política y también de conspiración.

Posteriormente, el miércoles, Morales acusó a la DEA de “disparar” y “matar” a campesinos cocaleros bolivianos, sin dar ningún dato adicional ni pruebas que sustenten su sindicación.

DEA fomenta el narcotráfico, dice gobierno
El jueves arremetió nuevamente acusando a la oficina antidroga de Estados Unidos de “fomentar” el narcotráfico mostrando documentos y recortes de prensa que dijo respaldan su denuncia, y anunció que está dispuesto a presentar esas supuestas pruebas al nuevo presidente estadounidense Barack Obama.

El Departamento de Estado rechazó ayer viernes en Washington como “claramente absurdas” las acusaciones de Morales de que el gobierno estadounidense alienta el tráfico de drogas en Bolivia.

“Las acusaciones que han sido formuladas son claramente absurdas”, dijo el portavoz adjunto del Departamento de Estado, Robert Wood, a reporteros en su encuentro diario con la prensa. “Los rechazamos categóricamente”, añadió.