•   Washington  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Kuwait, aliado de Estados Unidos en Oriente Medio, es una de las principales fuentes de financiación de grupos armados sirios vinculados con Al Qaeda, según una investigación del diario The Washington Post.

De acuerdo con el diario, cientos de millones de dólares provenientes de individuos y distribuidos por organizaciones caritativas islámicas han llegado a manos del extremista Frente al Nusra, vinculado con Al Qaeda.

Según fuentes del Departamento del Tesoro de EE.UU., Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos, dos de los centros de financiación radical, han comenzado a realizar avances para contener estos movimientos, algo que ha puesto en evidencia la falta de control en Kuwait.

“Recaudadores de fondos en jurisdicciones permisivas, como Catar y Kuwait, están solicitando donaciones para grupos insurgentes extremistas, no por asuntos humanitarios”, detalló el pasado mes el subsecretario del Tesoro, David Cohen.

“Nuestro aliado Kuwait se ha convertido en el epicentro de la recaudación de fondos para grupos terroristas en Siria”, aseveró. Funcionarios estadounidenses consultados por el Washington Post indicaron que Kuwait no está haciendo cumplir las leyes aprobadas el año pasado para evitar que ese flujo de dinero acabe en manos de grupos terroristas.

Han transmitido quejas

El Departamento de Estado y el Departamento del Tesoro han transmitido sus quejas en varias ocasiones al Gobierno kuwaití. Prominentes líderes religiosos kuwaitíes envían importantes sumas de dinero a extremistas que combaten en Siria contra el régimen de Bachar al Asad, al tiempo que esas organizaciones tienen representantes directos en Kuwait.

Se da la paradoja de que el Gobierno kuwaití es el mayor donante de fondos en el Golfo para los esfuerzos humanitarios de Naciones Unidas para ayudar a los desplazados de la guerra civil siria.

El Tesoro ha detectado envíos de dinero camuflados con otros propósitos o confundidos en donaciones humanitarias para Siria.