elnuevodiario.com.ni
  •   Ciudad de Guatemala, Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Las fuerzas de seguridad de Guatemala detuvieron hoy a tres pandilleros a los que acusaron de asesinar a dos hermanas estudiantes de 14 y 17 años, tiroteadas el 3 de abril pasado cuando se dirigían a la escuela, informó una fuente oficial.

Los aprehendidos, miembros de la pandilla "Mara Salvatrucha", son sindicados de asesinar a las estudiantes, quienes recibieron disparos a quemarropa después de ser interceptadas por dos hombres en motocicleta cuando se dirigían a estudiar a una institución pública.

La mayor de las hermanas falleció el día del ataque armado a causa de un tiro en la cabeza, mientras que la otra murió el viernes pasado sin poder recuperarse de un balazo en el cuello.

El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, se dirigió tras el ataque armado para solidarizarse con los familiares de las víctimas y aseguró el 4 de abril que, de acuerdo con las investigaciones, la hermana mayor tenía una relación con la pandilla "Mara 18" (M-18), acérrima rival de la "Salvatrucha".

Los detenidos, tras diez allanamientos en diversos puntos del departamento de Guatemala, fueron identificados como Kevin David Canté Mérida (alias "El Chicle") y Mario Wilberto Olmino Pablo ("El Chip"), ambos de 19 años, además de un menor de edad, según la Policía Nacional Civil.

La fiscal general guatemalteca, Claudia Paz y Paz, y el ministro de Gobernación (Interior), Mauricio López Bonilla, mostraron este domingo imágenes grabadas por cámaras de seguridad donde se presentó la cronología del crimen y la ruta de escape en motocicleta de los supuestos asesinos.

De acuerdo con la investigación, Olmino Pablo fue quien disparó a las hermanas Oscal Pérez, mientras Canté Mérida condujo la motocicleta para escapar.

El menor detenido vigilaba que no existieran agentes de seguridad en el lugar.

Las autoridades aseguraron que cuentan con pruebas contra los supuestos asesinos y que no descartan otras detenciones.

Los detenidos también están sindicados de asesinar a un conductor del transporte público el pasado viernes, precisaron las autoridades.

La pena máxima a la que se exponen al ser dos crímenes, feminicidio e intento de feminicidio, es de 50 años de prisión.