•   Kiev  |
  •  |
  •  |
  • Agencias

Manifestantes prorrusos asaltaron ayer la sede del Ministerio del Interior en la ciudad ucraniana de Lugansk, donde ya habían tomado horas antes los edificios del Gobierno, la Fiscalía y la televisión.

Los policías atrincherados en el interior del edificio intentaron repeler al asalto con granadas aturdidoras, tras lo que frente a la comisaría apareció un grupo de una veintena de hombres armados con fusiles automáticos que comenzaron a disparar al aire.

Varios activistas han entrado en el edificio para exigir al jefe de la policía de Lugansk que presente su dimisión, según informan las agencias locales.

Moscú acusa a Occidente

Entre tanto, Rusia acusó este martes a los países occidentales que le impusieron nuevas sanciones de resucitar la política de la “Cortina de Hierro” y de llevar a Ucrania, en el centro de la disputa, a “un callejón sin salida”.

“Rechazamos las sanciones” dijo el ministro ruso de Relaciones Exteriores Serguei Lavrov, de visita en La Habana.

“En particular aquellas” adoptadas “por Estados Unidos y la Unión Europea en contra de todo sentido común respecto a los sucesos en Ucrania”, agregó Lavrov en medio de una guerra de declaraciones entre rusos y estadounidenses.

Rusia acusó incluso a Estados Unidos de poner en peligro a sus astronautas en la Estación Espacial Internacional (ISS).

“Si las sanciones se proponen asestar un golpe al sector de la fabricación de lanzadores” los estadounidenses exponen “indirectamente a sus astronautas de la ISS”, dijo Dimitri Rogozin, viceprimer ministro ruso.

EE.UU.: Terrorismo

Por su parte, la embajada de Estados Unidos en Kiev calificó de “terrorismo” el secuestro de los observadores de la OSCE por parte de los separatistas ucranianos favorables a Rusia.

“Se trata de terrorismo puro y simplemente”, dijo en un comunicado la embajada al referirse a la situación en el este de Ucrania, donde el martes unos 3,000 manifestantes favorables a Rusia ocuparon un edificio de la administración regional en Lugansk.

Otras oficinas de Lugansk, como la de los servicios de seguridad, ya estaban ocupados desde principios de abril. La ciudad de 465,000 habitantes, es la capital de la región del mismo nombre.

El viceministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguei Riabkov, dijo que las sanciones representaban “la vuelta al sistema (...) del Telón de Acero (también llamado Cortina de Hierro), cortando el suministro de alta tecnología a la URSS y a otros países”.

“Es una política absolutamente contraproducente” que “lleva a un callejón sin salida la situación en Ucrania”, dijo por su lado otro viceministro ruso de Exteriores.

 

"Rechazamos las sanciones, en particular aquellas adoptadas por EE.UU. y la Unión Europea en contra de todo sentido común respecto a los sucesos en Ucrania".

SERGUEI LAVROV

CANCILLER DE RUSIA.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus