•   FLAGSTAFF, Arizona  |
  •  |
  •  |
  • AP

Se trata de un crimen que agentes de policía en una pequeña comunidad del este de Arizona nunca pensaron que deberían investigar: el asesinato a balazos de dos hombres, por parte de un niño de ocho años de edad. Y uno de los asesinados era el padre del niño.

"¿Quien podía imaginar que un niño de ocho años asesinaría a dos adultos?" dijo el viernes Roy Melnick, jefe de policía de Saint Johns.

Los asesinatos del miércoles causaron conmoción en Saint Johns, una comunidad de unas 4.000 personas. El niño no había sido amonestado nunca en la escuela donde estudiaba, y tampoco había indicios de problemas familiares, dijeron fiscales.

El viernes, un juez determinó que existen elementos para demostrar que el niño asesinó a su padre, Vincent Romero, de 29 años, y a Timothy Romans, de 39 años, con un rifle calibre 22. El niño enfrenta dos cargos de homicidio intencional. Las leyes del estado de Arizona consideran que pueden presentarse cargos contra toda persona mayor de ocho años.