•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Organizaciones sociales y religiosas de El Salvador realizaron una marcha para promover la despenalización de la marihuana en el país, para lo cual preparan una iniciativa que presentarán a la Asamblea Legislativa.

“Lo que pretendemos es que se abra el debate sobre la posibilidad de la regulación y despenalización de la marihuana”, declaró a ACAN-EFE el portavoz del movimiento, Geovani Montalvo.

No hacemos apología del consumo (de la droga)… nuestro concepto es el de regulación responsable y promovemos el autocultivo”, agregó.

Según Montalvo, “más de 700 personas” participaron en la manifestación, que recorrió varias calles de San Salvador, desde la plaza del Salvador del Mundo y culminó con un acto cultural ante el Monumento a la Constitución, en el sector norte de la ciudad.

La actividad fue organizada por la agrupación La María Guanaca, nombre que alude a la “marihuana salvadoreña”, y el Centro de Investigación de Recursos Centroamericanos, Circa, en el marco de la Primera Marcha Mundial por la Marihuana Regulada, explicó.

Apoyo

El movimiento salvadoreño es apoyado por la Iglesia Evangélica Protestante de El Salvador y la fundación de Estudios para la Aplicación del Derecho.

Montalvo indicó que “se está trabajando en una iniciativa para presentarla a la Asamblea Legislativa”, posiblemente “a finales de este año”, para que se despenalice la marihuana.

En un comunicado, las organizaciones dijeron que “promueven la despenalización de la tenencia y autocultivo de cannabis mediante una regulación responsable, que garantice el respeto de los derechos humanos, el fortalecimiento de la salud pública, la reducción de vulnerabilidades y la disminución de la criminalidad”.

Refirieron que la Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito “identificó en su informe mundial de drogas de 2008 que las actuales políticas prohibicionistas de drogas han generado consecuencias negativas no previstas”.

Montalvo comentó que “este debate (sobre la marihuana) está abriéndose camino en América Latina”, y puso como ejemplos a Uruguay y Guatemala.

Uruguay, donde el consumo de marihuana es legal desde hace cuatro décadas, ya ha legalizado la compraventa y cultivo de esa droga, y es el primer país que otorga al Estado el control sobre la producción, la distribución y la venta de cannabis.

Perspectiva

El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, “ha abierto la posibilidad de despenalizar la droga como una estrategia para combatir el narcotráfico”, recordó el activista salvadoreño.

Consideró que en El Salvador “sí hay condiciones” para una iniciativa de este tipo y apuntó que “la actual política prohibicionista de drogas ha sido uno de los motores principales del narcotráfico y la criminalidad”.