AP
  •   Arizona  |
  •  |
  •  |
  • AP

Las autoridades en este pequeño poblado del este de Arizona tratan de determinar si un niño de ocho años acusado de matar a su padre y a otro hombre con un rifle fue sometido a algún tipo de abuso, dijo el sábado el jefe de la policía.

El niño, que enfrenta dos cargos de homicidio con premeditación, no actuó impulsivamente, dijo el jefe de policía Roy Melnick.

"No estoy acusando a nadie en estos momentos. Pero ciertamente vamos a considerar la cuestión del abuso. Tiene ocho años. Simplemente no decidió que iba a matar a su padre y al amigo de este sin razón alguna. Algo lo llevó a esto", indicó.

El viernes, un juez determinó que existen elementos para demostrar que el niño asesinó a su padre, Vincent Romero, de 29 años, y a Timothy Romans, de 39 años, con un rifle calibre 22. El menor enfrenta dos cargos de homicidio intencional. Las leyes del estado de Arizona consideran que pueden presentarse cargos contra toda persona mayor de ocho años.

El magistrado ordenó una evaluación psicológica del menor.

La policía busca que el niño sea juzgado como un adulto, dijo Melnick, aunque reconoció que es poco probable que un juez acceda a ello. Si es procesado como menor de edad, el muchacho sería enviado a un centro de detención juvenil hasta que cumpla los 18 años.

La policía informó que había respondido a reportes de violencia doméstica en la residencia de Romero, pero las autoridades estaban revisando las fechas en que fueron emitidos esos informes, dijo Melnick.

"Vamos a usar cada mecanismo legal que esté disponible, pero también estamos considerando el factor humano", dijo.

Melnick dijo que las autoridades llegaron a la residencia de Romero pocos minutos después del tiroteo del miércoles en Saint Johns, con unos 4.000 habitantes y a 275 kilómetros (170 millas) al noreste de Phoenix. Encontraron una víctima ante la puerta principal y la otra en una habitación escaleras arriba.