•   Ciudad del Vaticano  |
  •  |
  •  |
  • Tomado de ABC

Cardenales y obispos de la Congregación para la Causa de los Santos han confirmado el milagro atribuido a la intercesión del Papa Pablo VI -1963-1978- en la cura inexplicable de un niño todavía no nacido.

Según informa la agencia de noticias ANSA, Giovanni Battista Montini será beato para finales de año, en concreto para el próximo 19 de octubre, a petición del Sínodo de los Obispos, órganos instituido por el propio Paolo VI.

El Papa «triplomático» cumplió con la gran misión de llevar a puerto el Concilio Vaticano II. Su peregrinaje a Jerusalén y Tierra Santa, marcado por el encuentro con el patriarca de la Iglesia ortodoxa fue histórico.

Los objetivos básicos de su papado fueron: proseguir el Concilio, la paz en el mundo y la unidad de los cristianos. Pablo VI recibió al ministro de Asuntos Exteriores de la URSS, Gromyko, en 1966, pero sus diversos contactos con países del Este no supusieron grandes cambios en las relaciones entre ambas partes. Sí fueron espectaculares los resultados de la política de acercamiento a la Iglesia oriental, como el encuentro fraternal con el Patriarca Atenágoras de 1967 en Constantinopla.

El Papa no cejó en sus viajes. Tras su desplazamiento a Tierra Santa de 1964, estuvo en el congreso eucarístico de Bombay en el mismo año; en 1965 visitó Nueva York; en 1967, Fátima; un año después, Bogotá; en 1969 estuvo en Ginebra y África, y en 1970 viajó por Extremo Oriente. Pese a no tener la popularidad de su predecesor, Pablo VI realizó un intenso trabajo. El tiempo evaluará la grandeza de su labor. (ABC).