•   Caracas  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Varias aerolíneas estudian seguir a Air Canadá y Alitalia, y proceder a un retiro “temporal” de Venezuela, cuyo Gobierno les adeuda US$4,000 millones, informó a la AFP un directivo del sector, alimentando la pesadilla de un país aislado y con conexiones aéreas aleatorias.

“La situación es crítica. La deuda (del Gobierno con las aerolíneas) llegó a 4,000 millones. Esto tiene un límite que lo establece cada línea, pero todas están preocupadas, todas están en la lista y estudian si deberán suspender operaciones temporalmente”, dijo Humberto Figuera, presidente de la Asociación de Líneas Aéreas de Venezuela (ALAV).

“Existe el riesgo real de aislamiento de aquí a unos meses”, agregó Figuera, interrogado telefónicamente por la AFP, en momentos en que Alitalia confirmó la suspensión de sus vuelos a Caracas durante cinco meses, siguiendo los pasos de Air Canadá en marzo, mientras otra decena de empresas recortaron frecuencias y bloquearon ventas.

En Venezuela, donde rige un estricto control de cambios desde 2003, las aerolíneas están obligadas a vender los boletos internacionales en bolívares, y luego iniciar una ardua peregrinación en procura de que el Gobierno entregue los dólares.

El final de la fiesta

Durante años, Venezuela fue “El Dorado” de las líneas aéreas, ya que un bolívar sobrevaluado, el control de cambios y un mercado negro de divisas disparatado generaban distorsiones que garantizaban vuelos repletos a precios altos.

Pero cuando el presidente Nicolás Maduro comenzó a retacear la entrega de dólares, puso fecha de vencimiento a una ficción insostenible.

Las empresas niegan cualquier irregularidad. “El 24 de enero, el ministro de Transporte Aéreo y Acuático (Herbert García Plaza) convocó a las aerolíneas y les dijo que había voluntad de pagar, pero que iban a hacer una auditoría. Los resultados fueron positivos y no había ninguna anormalidad. Pero nunca se pagó”, explica Figuera.

Situación insostenible

En marzo, el director general de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), Tony Tyler, hablando en Ginebra, calificó la situación como insostenible, y profetizó que “las compañías no podrán sostener las operaciones de manera indefinida si no se les paga”.

La reacción de Maduro fue fulminante: “Aerolínea que reduzca (operaciones), tomaré medidas severas. Aerolínea que se vaya del país no vuelve mientras nosotros seamos gobierno”, advirtió.

Sus palabras no fueron obstáculo para que una decena de compañías redujeran su oferta entre 15 y 75%, ni para que Air Canadá anunciara, cuatro días después, que suspendía provisoriamente operaciones. Ahora se suma Alitalia, que tiene pendientes de cobro más de 130 millones de euros.

 

"Aerolínea que reduzca (operaciones), tomaré medidas severas. Aerolínea que se vaya del país no vuelve mientras nosotros seamos gobierno".

NICOLÁS MADURO

PRESIDENTE DE VENEZUELA.

 

Alitalia fue la última que tomó la decisión de retirarse temporalmente de Venezuela a causa del fuerte endeudamiento, siguiendo los pasos de Air Canadá.